Ya se devolvieron más 150 licencias de remises

|| Locales
Compartir

Así lo aseguró el titular de la cámara que los nuclea, Alfredo Gordo, quien trazó un panorama sombrío sobre el futuro de la actividad. También apuntó a la falta de controles que deriva en la proliferación de autos que prestan servicio de manera irregular.

El titular de la Cámara de Remises de Rosario, Alfredo Gordo, trazó un panorama sombrío del momento que atraviesa la actividad y arriesgó que están “mucho peor” que los taxistas, quienes en las últimas horas salieron a alertar sobre una caída del  25% en los viajes que realizan. Según evaluó el dirigente, de las 500 chapas habilitadas en el último tiempo se devolvieron más de 150. Además, sostuvo que hay preocupación porque a fin de año muchos de sus colegas tienen que renovar la unidad y no disponen del dinero para hacerlo.

“Estamos peor que los taxistas porque con la crisis que hay cualquiera se pone a trabajar con un remise trucho. La Municipalidad dice que controla, pero la verdad es que los controles no se notan”, se quejó Gordo en una entrevista que le concedió a RosarioNoticias.info.

El dirigente dijo que en Rosario existen cerca de 160 remiserías que funcionan de manera  irregular. “Esto nos impacta de manera directa. La actividad se hace inviable, por esto y por los costos que cada vez son más difíciles de afrontar”. Ayer la empresa de remises más importante que existe en la ciudad tenía solamente cinco coches disponibles, eso habla a las claras del momento que estamos viviendo”.

Otro dato que muestra lo difícil de la situación es que en el último tiempo de las 500 chapas habilitadas por la Municipalidad se devolvieron más 150. Gordo confió que es un dato que está tratando de corroborar con las autoridades, pero según dijo es un dato que le vienen retaceando desde hace tiempo.

“El gran problema que se nos avecina es que a fin de año muchos de nosotros tenemos que cambiar la unidad y la verdad es que no está la plata para hacerlo. La Municipalidad nos ofrece una prórroga, pero eso nos sirve de muy poco porque a lo sumo se puede extender un año. Hay que tener en cuenta que mientras los taxistas están obligados a cambiar el auto cada 10 años a nosotros se nos exige hacerlo cada cinco”, explicó Gordo.

Por último, no ahorró críticas contra la Municipalidad al sostener: “A nosotros y a los taxistas se nos exige mucho. Para las fiestas nos obligan a trabajar, que no está mal. Ahora yo pregunto, ¿a los colectivos que es el transporte más masivo y económico que tiene la ciudad, quién los obliga a tener la mitad de la flota prestando servicio en esas fechas tal como hacen con nosotros?

Noticias relacionadas