Unos 1300 carreros ya optaron por entregar sus caballos

|| Locales
Compartir

Además hay otros 266 nuevos inscriptos en lo que es el plan Andando que se inauguró en febrero de 2015. Con esta iniciativa, el Municipio busca erradicar la tracción a sangre, la cual está prohibida en la ciudad por la ordenanza N°8726 que data del 2010. Los equinos  reciben asistencia y luego son adoptados. La ONG Liberación de Caballos colabora en la tarea.

Desde el municipio continúan trabajando para eliminar de manera definitiva la tracción a sangre. Si bien desde el 2010 existe la ordenanza N°8726 que prohíbe esta actividad, son muchas las familias que aún mantienen esta actividad. Pero desde el plan “Andando” lo que se busca es que esas personas cambien no sólo su forma de vida y encuentren otras actividades para realizar, sino que además se le brinda un mejor pasar al animal evitándole el sufrimiento de acarrear a veces con hasta más de 200 kilos. Ya ingresaron al programa unos 1300 carreros y otros 266 están esperando para poder hacerlo.

El Programa Integral para Recuperadores Urbanos y Eliminación de Tracción Animal “Andando”, es una propuesta integral que pone en vigencia la ordenanza 8726/2010 que prohíbe la tracción a sangre en Rosario y la misma pretende alcanzar a toda la población carrera. El plan comenzó en marzo del 2015 cuando los recolectores informales se presentaron en el predio de la ex Rural, ubicado en bulevar Oroño y 27 de Febrero, donde se registraron y a cambio de la entrega de los equinos, optaron por una de las alternativas de trabajo que se brindaba.

En 2016, el plan “Andando” es llevado a cabo por la Secretaría de Desarrollo Social, la de Economía Social, la de Ambiente y Espacio Público y por la de Control y Conviviencia. Entre las cuatro carteras desarrollan alternativas y ayudan a estas familias que optaron por inscribirse en el registro para entregar sus caballos y obtener otra fuente de trabajo.

La subsecretaría de Ambiente, la ingeniera María Cecilia Mijich, explicó a RosarioNoticias.info que el “Andando no solamente es un programa de cumplimiento de la ordenanza sino de un trabajo profundo social abordando todas las problemáticas” con las que se pueden encontrar. “Hay un total de 1299 inscriptos y otros 266 nuevos”, reveló Mijich.

“Acompañamos a las personas. Por supuesto que atrás de cada caballo hay una familia completa y les damos distintas alternativas”, señaló la Ingeniera. Hay varias alternativas. Entre ellas, una es la de formar una cooperativa para realizar diferentes trabajos, como pueden ser de pintura, albañilería, mantenimientos de espacios públicos, panadería, pastelería, entre otros.

Mijich informó a RosarioNoticias.info que en la ciudad ya hay cooperativas donde el objetivo era “armar un grupo de trabajo donde los integrantes entregaban la misma cantidad de caballos que los que la conforman”. En la ciudad ya hay una experiencia y “están trabajando hace aproximadamente cinco meses” realizando mantenimiento urbano.  Pero además “hay otra de 13 personas que trabajan en la planta de recuperación de residuos y compostaje de la Municipalidad”.

Tal como lo explicó Mijich  es un plan social completo, ya que desde Economía Social “se los ayuda a armar sus emprendimientos desde el punto de vista de marketing y de ofertas de servicios”, para luego desde la Municipalidad ir contactándolos con distintos actores de la ciudad. La encargada de la Subsecretaría de Ambiente explicó que se les da la mayor cantidad de posibilidades y el apoyo necesario para que “las personas que se inscriben y que quieren sí o sí mejorar su calidad de vida” puedan hacerlo.

Ahora bien, se le brinda una mejor calidad de vida a las personas, pero ¿qué ocurre con los caballos que son entregados? “Los caballos hoy están en corrales municipales. Son atendidos por veterinarios y estamos trabajando con organizaciones protectoras de animales que inician procesos de adopción particulares y seguimientos de esos procesos de adopción”, expresó Mijich. “La primera gran tanda la llevamos a unas estancia Las Gamas, que es propiedad provincial, en el norte de la Provincia”, amplió la Subsecretaría de Ambiente.

Una de las ONG que colaboran con el Plan “Andando” y que permiten darle una mejor vida a los equinos recuperados es “Liberación de Caballos”. Inés Espósito es Presidenta de la organización sin fines de lucro y en diálogo con RosarioNoticias.info aseguró que ya “se han entregado a familias responsables unos 100 animales, el resto están en rehabilitación en el campo Liberación”.

Esta ONG brega por el reclamo de justicia y erradicación total de la tracción a sangre. “Después de tantos años de lucha, de pedir que se cumpla la ordenanza, hemos llegado a un convenio para poder ser colaboradores de la Municipalidad de Rosario y que aquellos animales que entran en el marco del plan ‘Andando’, poder tenerlos en tránsito en el campo de Liberación y de allí darlos a familias responsables fuera del casco urbano de la ciudad de Rosario”, explicó. La condición sine qua non es que el animal se jubile, que no sea usado más con fines de explotación de ningún tipo.

El cambio que se pide hacer por parte de los carreros implica algo más allá del cuidado del equino y su preservación, sino que Espósito entiende que es “una problemática social”. “No es sacar un caballo y dejar a una familia sin ese sustento. El municipio ha articulado todo el mecanismo, pero es más que entendible que el avance es muy lento. Va a tardar años sacar hasta el último carro”, señaló.

Cuando fue consultada respecto de si los carreros tomaron conciencia del daño que le estaban haciendo al animal, Espósito aseguró que “hay muchos recolectores urbanos que tienen sus animales en perfectas condiciones y otros que no” y ese es grupo el que prevalece. “Por eso estamos a favor de que los caballos salgan de las calles. Entendemos que un flagelo social. Queremos que estas personas puedan estudiar, capacitarse y salir a trabajar en un marco laboral para poder cambiar sus vidas y las de sus hijos”, concluyó.

Noticias relacionadas