Una frutilla para San Valentín

|| Sociedad
Compartir

Si de originalidad se habla, este regalo sin dudas gana el primer puesto. No sólo por lo raro sino además por lo costoso que es. Se trata de un fruto de Kotoka especial recolectado a mano en Japón, que viene pre-envasado en una caja de regalo. Se dice que es muy sabrosa, pero cuesta 22 dólares.

La cadena de supermercados de Hong Kong City’super ha sido objeto de críticas recientemente por la venta de lo que muchos han llamado “la frutilla más cara del mundo”. Con un precio de 22 dólares por pieza, estas fresas Kokota son aparentemente recogidas a mano para garantizar que sólo los mejores ejemplares lleguen al mercado, y por avión, desde Japón. Vienen empaquetadas individualmente en cajas de papel cubiertas de plástico, con un colchón de paja y una “media” de espuma de poliestireno, para enfatizar su exclusividad. Las imágenes de los ridículamente caros “frutos de diseño” han estado rondando las redes sociales en Hong Kong y China continental, con la mayoría de usuarios declarando su consternación por la muestra de decadencia.

El supermercado, que se anuncia como una Mega tienda especializada de estilo de vida, ha respondido a los comentarios negativos diciendo que los precios al por menor de sus productos se basan en una serie de factores, incluyendo el precio de compra, los gastos de transporte, las condiciones del mercado y la exclusividad del producto. Los representantes de City super también añadieron que el supermercado estaba simplemente tratando de ofrecer “más opciones de productos frescos de alta calidad a los clientes de Hong Kong”, y que las frutillas Kotoka pretendían servir como obsequios especiales para el día de San Valentín. Después de todo, ¿quién no encuentra romántica una frutilla de 22 dólares?

“La caja de regalo de frutilla fue importada de Japón, con su embalaje original, teniendo en cuenta su grado premium, rareza y fragilidad para la protección de su calidad”, indicó el comunicado. “Desde Kotoka, las frutillas son consideradas como manjares de cantidad limitada, y son recogidas a mano para asegurar que sólo se cosechan los ejemplares de más alta calidad. La intención es que sean un regalo del día de San Valentín”, aseguraron.

Cultivadas en la ciudad japonesa de Nara, cerca de Osaka, las frutillas Kokota se consideran frutas raras, y son famosas por su “buena acidez y rico dulzor”. Sin embargo, para las miles de personas que han declarado estar sorprendidas por el extraño producto, estas cualidades no son suficientes para justificar el precio. (RosarioNoticias.info/Periodismo.com)

Noticias relacionadas