Un viernes pesado que marca la antesala de un finde con agua

|| Locales
Compartir

El cielo está raro, por momentos nubes espesas y un tanto oscuras cruzan la ciudad y de a ratos el celeste se nota más brillante con el sol radiante. Lo que sí la temperatura ya empieza a tomar forma de verano. La máxima llegará a los 32 grados.

Desde temprano el calor pega fuerte. Los que viajaron en colectivos con aire acondicionado la pasaron un poco mejor. Es que desde las 7 que el termómetro está bastante alto. El cielo está raro, por momento se despeja pero de a ratos algunos nubarrones marcan la antesala de lo que será el sábado, un día de lluvia.

Según anunció el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) para este viernes habrá presencia de nubes y vientos que vendrán del noreste. Para más tarde, soplarán del norte.

La mínima fue de 18 y la máxima alcanzará los 32 grados. A pasarlo bajo la sombre, mejor.

Noticias relacionadas

Etiquetas