Un 9 de julio con poca gente y sin naranjas

|| País
Compartir

El presidente Macri no sólo quiere estar lejos de algunos ciudadanos, tampoco lo entusiasma tener cerca a los cítricos. Según trascendió, el mandatario ordenó vaciar los árboles de la principal plaza de Tucumán por temor a que las frutas sean utilizadas como proyectiles.

El sitio web Sur Correntino reveló que el presidente Mauricio Macri habría mandado a vaciar todos los naranjos de la Plaza Independencia, la principal de Tucumán, por miedo a que le peguen un naranjazo el 9 de Julio cuando encabece el acto por el Bicentenario de la Independencia. Al parecer motivos no le faltan, es que los más memoriosos no de dejan de recordar que alguna vez en ese mismo lugar el ex gobernador Antonio Bussi fue víctima de los cítricos.

El Presidente ya había pedido ser aislado el 25 de Mayo y el 20 de junio en Rosario cuando encabezó por el Día de la Bandera. Ahora el pedido de exclusión también incluye a parte de la flora.

Ante el pánico de encontrarse con una situación similar a la ocurrida en mayo del 96 contra Antonio Bussi y dado que en numerosas oportunidades las naranjas han servido en Plaza Independencia como proyectiles en las protestas, Macri y su entorno creen que podrían ser utilizadas con similares fines por vecinos no muy felices con las actuales políticas socio-económicas de su gestión.

“Ante el pánico de encontrarse con una situación similar a la ocurrida en mayo del 96 contra Antonio Bussi y dado que en numerosas oportunidades las naranjas han servido en Plaza Independencia como proyectiles en las protestas, Macri y su entorno creen que podrían ser utilizadas con similares fines por vecinos no muy felices con las actuales políticas socio-económicas de su gestión”, expresa el mencionado portal.

 

Noticias relacionadas