Trabajadores estatales denuncian persecución política y despidos masivos

|| País
Compartir

A las cesantías en el Senado se le suman también los recortes en la ex AFSCA, donde hay delegados gremiales echados, así como en Vialidad Nacional. La situación se repite en otras dependencias.

El comienzo del 2016 fue muy tumultuoso para los trabajadores del Estado, que se mantienen con incertidumbre respecto de su futuro laboral. Así, a los despidos en el Centro Cultural Néstor Kirchner, este martes se sumó la AFSCA al proceso de recorte de personal que mantiene a los gremios en alerta.

Entre los despedidos de organismos como AFSCA, el CCNK y Vialidad Nacional hay delegados gremiales y quienes aportan parte de su sueldo al partido Nuevo Encuentro y figuran en las planillas de recursos humanos como tales.

Esta mañana, las oficinas de la (ex) autoridad de aplicación de la "ley de medios" amanecieron cerradas y con custodia policial. Según denunciaron desde ATE y ex funcionarios del organismo, se obligó a los trabajadores a hacer una fila en la calle para hacerlos pasar de a uno al edificio, donde luego son notificados sin continúan trabajando o son despedidos.

El vocero de AFSCA, Fernando Torrillate, relató  que "los hacen formar fila con el DNI y les dicen si están despedidos o no. La Policía tiene el listado con notificaciones firmadas por (el interventor Agustín) Garzón, con fecha del 29 de diciembre. Está desobedeciendo fallo de (el juez Luis) Arias".

La AFSCA fue intervenida el 23 de diciembre pasado y designado, en lugar de Sabbatella y todo el directorio, al legislador del PRO Agustín Garzón. Luego, el 29 del mismo mes, el Gobierno nacional anunció la firma de un DNU que modificaba las leyes 26.522 y 27.078 (Argentina Digital), eliminando AFSCA y AFTIC y creando un nuevo ente, el ENaCom. Esto debía ser puesto en suspenso por la medida precautelar dictada el mismo día por el magistrado platense Luis Arias. Sin embargo, el Gobierno avanzó y publicó ayer el decreto en el Boletín Oficial.

Entre los despedidos se encuentran empleados administrativos que aportan a Nuevo Encuentro. Torrillate advirtió que "los que aportaban por planilla (de personal) al partido están siendo despedidos", mientras que "hay otros despidos que no son de aportantes". Según estimaciones propias, el organismo posee cerca de 1200 empleados en todo el país, de los cuales alrededor de 40 ya fueron cesanteados, aunque el número podría incrementarse. (ElDestape)

Noticias relacionadas