Temen por despidos si se da curso al descanso dominical

|| Locales
Compartir

El concejal Martín Rosúa cree que de aprobarse la normativa se pueden perder puestos de trabajos. Además manifestó: “Tiene ribetes inconstitucionales", aseguró el edil radical.

El presidente de la Comisión de Producción y Empleo del Concejo Municipal, Martín Rosúa, adelantó que votará en contra de la adhesión de la ciudad de Rosario al cierre dominical de comercios. "Tiene ribetes inconstitucionales y puede poner en riesgo muchas fuentes de trabajo", resumió el edil radical. Todo indica que finalmente tras la sesión de hoy las grandes cadenas de supermercados cerrarán sus puertas los domingos.

El edil Radical solicitará en el Concejo que no entre en  vigencia el descanso dominical hasta tanto se realice el estudio de impacto económico, ante la posibilidad de que muchos empleados puedan perder sus fuentes laborales.  "La ordenanza que se está a punto de votar establece que, a los 6 meses de su entrada en vigencia, se realizará una evaluación del impacto económico, social y laboral que la misma haya generado. Es un error gravísimo postergar en el tiempo el análisis de las posibles consecuencias negativas de adherir al cierre dominical. Una vez que el mercado laboral expulsa un trabajador cuesta muchísimo recuperar esa fuente de empleo. No se puede jugar a prueba y error con el trabajo de la gente", disparó.

El mayor temor por parte de Rosúa es que “muchos empresarios utilicen este argumento para definir cierres, suspensiones o despidos”. Para evitar eso es que solicitó tiempo atrás un análisis del efecto que pueden producir esos cierres.

Rosúa también sostiene la inconstitucionalidad de la normativa a punto de aprobarse. "Como abogado, debo negarme a votar una Ley que no encuadra en el marco constitucional. Se pretende regular sobre la jornada laboral cuando la Constitución indica que es competencia del Congreso de la Nación y nunca de la Provincia o de los Municipios", explicó.

El titular de la Comisión de Producción agregó: “No está claro cómo se determina qué tipo de locales comerciales pueden abrir sus puertas y cuáles no, ni el motivo de la diferenciación entre los empleados que pueden trabajar y los que no. Está claro que lo que se regula no es el derecho al descanso, que lógicamente apoyamos, sino el cierre de algunos rubros, en el que, más que velar por los trabajadores, se pretende que seamos árbitros de una disputa entre sectores empresariales".

Por último, el edil no ahorró en críticas hacia el Oficialismo, que ya adelantó que votará a favor de la adhesión a la Ley. "No entendemos cómo la misma gestión que promueve una ciudad turística, receptiva, abierta y en movimiento, y en la que permanentemente se busca generar empleo y producción, ante un contexto recesivo, acompaña una medida que va en contra de los intereses de los trabajadores, consumidores y hasta de los propios empresarios", concluyó.

Noticias relacionadas