Suspenden las clases en la escuela Garibaldi por malas condiciones edilicias

|| Locales
Compartir

La medida fue adoptada por el Ministerio de Trabajo luego de una inspección al colegio de zona oeste. Consideraron que las instalaciones eléctricas constituían un peligro para los docentes y alumnos.

La escuela Giuseppe Garibaldi, ubicada en Roullion 2513, fue clausurada este martes por las malas condiciones edilicias que presenta la institución educativa de la zona oeste de la ciudad. La medida fue adoptada por el Ministerio de Trabajo luego de que una inspección determinara que la instalación eléctrica constituía un peligro para docentes y alumnos.

Desde Sadop, en tanto, denunciaron un manejo discrecional de fondos de la institución, que destinó recursos para una indemnización sin causa descuidando los arreglos necesarios que garanticen la seguridad de docentes y alumnos.

 “Estamos cansados de que se gaste dinero en pagar indemnizaciones y no se garantice las condiciones de seguridad para los docentes y todos los alumnos de la escuela”, sintetizó el titular del Sadop, Martín Lucero.

Este martes el gremio de los docentes privados se manifestó frente a las puertas del colegio para reclamar por el despido de una docente que había solicitado el reconocimiento de unas horas cátedra. Antes de la manifestación, el gremio llevó adelante, junto al Ministerio de Trabajo, una inspección por condiciones y medio ambiente, ya que habían recabado denuncias al respecto.

“Nos encontramos con que la infraestructura no contaba con los estándares mínimos para garantizar la seguridad de los docentes y los alumnos. En hechos concretos, la escuela destinó hace unos días una importante suma de dinero para pagar una indemnización cuando las instalaciones de la escuela no estaban en condiciones para funcionar”, detalló Lucero.

El dirigente expresó ambos hechos manifiestan “una total incoherencia” por llevar adelante un proyecto educativo y “una total desidia” por quienes trabajan en la escuela, los alumnos, y las familias.  El colegio cuenta con subsidio de cien por cien del Estado provincial, además del aporte de los padres a través de las cuotas.

Otro hecho grave con que se encontraron desde el gremio fue que la puerta de emergencia se encontraba soldada. “Claramente a estas patronales no les importa la educación, ni el proyecto educativo, ni los docentes, ni los alumnos, y solo merecen el repudio”, afirmó.

Y agregó: “Es inconcebible que las patronales gasten los recursos que destina el estado y que aportan los padres para pagar sueldos y el mantenimiento de las escuelas en pagar con esa plata despidos, por eso es necesario que de manera urgente el estado provincial trate el proyecto de ley para la quita de subsidios a aquellos colegios que actúen de la misma manera que este establecimiento”.

Noticias relacionadas