Sospechan que Apolo carecía de seguro

|| Locales
Compartir

El manto de duda lo planteó hoy el concejal Jorge Boasso, quien aseguró que está investigando si es efectivamente así. Además, dijo que el laboratorio no debió estar abierto el día de la explosión. También pidió que se investigue si hubo connivencia.

El concejal Jorge Boasso manifestó hoy que existen fuertes sospechas de que el laboratorio Apolo de calle Alem al 2900 no posee cobertura de seguro. En ese lugar la semana pasada la explosión de una de sus calderas generó un accidente que de milagro no provocó una tragedia mayor. El saldo fue el de varias personas heridas, una de ellas de gravedad, y la destrucción de dos inmuebles linderos.

“El laboratorio no debió estar abierto el día de la explosión, es algo que se podrá haber evitado si se hubiese cumplido con la última de las seis clausuras. Es un laboratorio que viene haciendo lo que quiere”, expresó Boasso en diálogo con Radio Universidad de Rosario.

El edil manifestó que el lugar era inspeccionado cada dos años, “se clausuraba y no volvían hasta dentro de dos años”. Por esa razón, Boasso pide además de investigar la responsabilidad del municipio, “que es indubitable”, saber si hubo “connivencia” para que Apolo funcionara de manera irregular.

“El laboratorio estuvo en quiebra. Yo estoy investigando porque parece que carecía de seguro. De ser así cualquier abogado que tome el caso lo que seguramente hará es iniciar un juicio contra el laboratorio y/o municipio de Rosario”, sostuvo.

Noticias relacionadas