Solicitan informes sobre las infracciones cometidas por Rosario Bus

|| Locales
Compartir

La concejala Giménez Belegni analizó el informe del Observatorio Social del Transporte donde se muestran incumplimientos por parte de la empresa y a raíz de esto pidió a la Municipalidad que se den a conocer irregularidades y las penalidades que fueron aplicadas.

En breve habrá una nueva adjudicación del pliego licitatorio del Transporte Público de Pasajeros, y tras analizar el informe del Observatorio Social del Transporte que muestra deficiencias e incumplimientos de la empresa Rosario Bus, la concejala Lorena Giménez, del Bloque Partido Progreso Social, presentó un proyecto para que la Municipalidad informe cuáles han sido las infracciones e irregularidades cometidas por la mencionada firma desde la última licitación en 2010 hasta la actualidad. Además, solicitó información sobre las penalidades aplicadas a la misma por causa de dichas transgresiones.

Según las publicación del tercer informe del  Observatorio Social del Transportehubo graves falencias por parte de la empresa de los coches amarillos con respecto a los requisitos establecidos en el pliego licitatorio. Asimismo, la edil consideró que ante la nueva licitación donde Rosario Bus se volvió a presentar, es un buen motivo por el cual el Ejecutivo debe considerar si es correcto renovar la adjudicación del servicio a una empresa que presenta numerosos incumplimientos.

Uno de los inconvenientes que presenta la empresa es la falta de frecuencia de los coches. La información disponible demuestra que ciertas líneas de colectivos administradas por Rosario Bus interrumpen su actividad por largos períodos, llegando en algunos casos,  varias de ellas a alcanzar aproximadamente 6 horas sin servicio durante la noche. Entre las líneas en las que se evidencia esta falencia se encuentran la 101 Negra y Roja, 106 Negra y Roja, 128 Negra y Roja, 129,130 y 142 Roja. Además, al observar el listado de las líneas con menor rango horario operativo publicado por el Ente de la Movilidad Rosario (EMR) a principio de septiembre, se halla que el 85% de ellas pertenecen a la empresa privada.

Otra de las irregularidades es el incumplimiento con el Art. 6 del pliego licitatorio que establece que se debe "incrementar gradualmente durante el período de concesión la cantidad de unidades especialmente equipadas para personas con disminución de su capacidad ambulatoria en un 20% al inicio de la misma hasta llegar a un 50% de la flota al quinto año".  Los números oficiales brindados por el EMR informan que hasta la fecha la empresa Rosario Bus no ha llegado a adaptar el 9% de las unidades. Este hecho es causa de innumerables inconvenientes para los usuarios con movilidad reducida que deben esperar la llegada de las pocas unidades con espacio para silla de ruedas que la empresa ha decidido adaptar, generando que una gran parte del servicio público de transporte no sea verdaderamente inclusivo como debería serlo.

El estudio revela infracciones a dos marcos regulatorios: el pliego licitatorio del año 2010 y la Ordenanza Municipal N° 7802/04. A las irregularidades ya mencionadas se agrega la ausencia de información impresa para los pasajeros sobre los recorridos y horarios reales de las respectivas líneas y el cumplimiento estricto de diagramas, itinerarios, horarios y frecuencia "que fije y autorice la Autoridad de Aplicación para la prestación de un mejor servicio que no podrán ser alterados por las concesionarias salvo causas de fuerza mayor debidamente comprobadas".

La edila además requiere información sobre las multas aplicadas según el Régimen de Penalidades que forma parte del pliego licitatorio y según el Art. 60 del CAPITULO XVII de la Ordenanza 7802/04 que establece que "ante la interrupción o prestación irregular, total o parcial del Servicio Público del TUP en una, varias o todas sus líneas, previa intimación a regularizar los servicios en un plazo máximo de 24 horas", la autoridad reguladora del Transporte Urbano de Pasajeros podrá adoptar medidas para penalizar los incumplimientos.

La Concejala manifestó su preocupación por la gravedad que esta situación implica para la ciudadanía que depende diariamente de este medio de transporte para llegar a sus destinos en tiempo y forma. Además estableció que antes de renovar la concesión a “una empresa que transgrede continuamente las normas regulatorias  la Municipalidad debe analizar de qué forma la empresa privada que posee la mayor parte de las líneas cumple con la prestación de un servicio público fundamental para la mayoría de los ciudadanos”.

Noticias relacionadas