Se inauguró un espacio para jóvenes que padecen adicciones

|| Locales
Compartir

Se trata de la casa terapéutica "Padre Misericordioso", ubicada en el barrio Cristalería. El objetivo es contener a jóvenes que también viven en situación de calle.

El gobernador Miguel Lifschitz inauguró este sábado una casa terapéutica para jóvenes que padecen adicciones y también contener a chicos en situación de calle. El espacio “Padre Misericordioso” está ubicado en barrio Cristalería y contará con un trabajo conjunto entre la Comunidad Padre Misericordioso y la Agencia de Prevención de Consumo de Drogas y Tratamiento Integral de las Adicciones (Aprecod).

"Entendemos que los problemas de la inclusión y de la pobreza son mucho más profundos que solamente algo económico. Es un problema cultural de oportunidades; no alcanza con recursos económicos, hacen falta actitudes humanas, la escucha, la proximidad, la cercanía de una persona a la otra", apuntó Lifschitz.

Cecilia Nieto, directora de Aprecod, remarcó que desde hace tiempo trabajan junto a la fundación Padre Misericordioso. "Este espacio que hoy se inaugura se suma a una red compuesta por efectores públicos de salud y centros de día que se está fortaleciendo en Rosario. Todos trabajando en conjunto en pos de garantizar espacios de tratamiento para nuestros jóvenes y toda persona que está atravesada por esta problemática", remarcó Nieto.

La habilitación de este espacio se realizó en el marco del 7° aniversario de la asociación civil católica sin fines de lucro “Comunidad Padre Misericordioso”, compuesta por un grupo de profesionales y voluntarios que ayuda a quienes padecen la problemática de las adicciones y viven en situación de calle.

Noticias relacionadas