Santa Fe tiene su propio protocolo ante las protestas y no lo modificará

|| Locales
Compartir

Así lo expresó el secretario de Seguridad de la provincia, Omar Pereyra, quien explicó que el impulsado por el gobierno nacional no es vinculante para las provincias. Además, manifestó que el uso de la fuerza es siempre el último recurso que debe utilizarse.

El secretario de Seguridad la provincia, Omar Pereyra, manifestó que Santa Fe tiene su propio protocolo para actuar ante las protestas sociales y dejó en claro que el mismo difiere bastante con el que dio a conocer días atrás el gobierno nacional y por el cual se propone darle de cinco a diez minutos a los manifestantes para desistan la actitud, caso contrario serán desalojados.

La semana pasada en Bariloche se llevó a cabo una reunión del Consejo de Seguridad  Federal. Allí la ministra del área a nivel nacional, Patricia Bullrich, presentó una resolución en la que puso a consideración de las provincias la realización de un protocolo para actuar frente a las protestas sociales.

“Lo que hizo a la ministra fue invitar a las provincias a adherir a ese protocolo, pero eso de ninguna manera es vinculante porque la mayoría ya tiene uno. Por mandato constitucional cada distrito tiene autonomía en materia de seguridad, por lo que esta metodología a aplicar frente a los piquetes es obligatoria únicamente para las fuerzas federales”, relató Pereyra en declaraciones a LT8.

El funcionario aseguró que Santa Fe no adherirá porque ya cuenta con un protocolo propio que según explicó se divide en dos. “Por un lado los cortes que ya están programados, que lamentablemente son los menos, allí la Policía organiza todo para poder garantizar tanto la protesta como la libre circulación. Luego tenemos los sorpresivos, acá también existe una división: uno es en flagrancia, es decir cuando los agentes están viendo que se va a efectuar un corte, en ese caso están obligados a desactivarlo. El otro es cuando el mismo ya está en marcha, donde lo que se hace es negociar con los manifestantes para que depongan la actitud”.

Pereyra dejó en claro que el gobierno de la provincia nunca dejará agotada la instancia de las negociaciones por entender que la represión lo único que hace es recrudecer la violencia. “Para nosotros es uso de la fuerza es siempre el último recurso”.