Santa Fe atraviesa el período de máxima circulación de infecciones respiratorias

|| Locales
Compartir

Desde el Ministerio de Salud se indicó que los hospitales y centros de salud provinciales se encuentran con un incremento en consultas e internación.

El Ministerio de Salud, a través de la dirección de Promoción y Prevención, informó que la provincia está atravesando el periodo de máxima circulación de infecciones respiratorias en alta demanda y con incremento en consultas e internación en los centros de salud.

Así lo destacó la directora del organismo, Andrea Uboldi, al indicar que “en niños pequeños, las infecciones más frecuentes son producidas por virus sincitial respiratorio (VSR) adenovirus, para influenza y gripe en una de sus tres variedades Gripe A H1N1, mientras que en niños mayores, adolescentes y adultos ambulatorios, internados graves y/o fallecidos con cuadro compatible con gripe, es semejante a gripe/influenza A H1N1”.

Con respecto a influenza o gripe, recordó que “produce un cuadro de fiebre alta, tos y dolores musculares que en algunas personas con factores de riesgo puede motivar internación y gravedad, teniendo en cuenta que los pacientes que han fallecido pertenecían a grupos de riesgo y no estaban vacunados”.

Desde la cartera sanitaria, se solicita a la población que “si la persona es sana, no concurra a vacunarse a efectores públicos para posibilitar que los grupos de riesgo reciban la vacuna antigripal para ayudarlos a estar más protegidos”.

 RECOMENDACIONES POR  CONTACTO CON ALGUIEN CON GRIPE

Deben ser tenidas en cuenta si en su casa, escuela, trabajo estuvo en contacto con alguien que ya fue diagnosticado:

-Evitar estar cara a cara con la persona enferma. Cuando cargue un niño pequeño que está enfermo, ponga el mentón del niño sobre su hombro para que no tosa en su cara

-Consultar al equipo de salud que asiste al paciente sobre cualquier cuidado que pueda ser necesario, especialmente si la persona está embarazada o tiene una afección médica crónica (diabetes, enfermedades cardíacas, asma, trastornos de las defensas)

-Mantener a la persona enferma alejada de otras tanto como sea posible, especialmente de aquellas que tienen alto riesgo de desarrollar complicaciones por la influenza

-Asegurar de que todos los miembros del hogar se laven las manos con frecuencia, utilizando agua y jabón o algún desinfectante para manos a base de alcohol

-Revisar que aquellos que pueden padecer complicaciones por pertenecer a grupos de riesgo hayan recibido este año la vacuna antigripal.

 CARACTERÍSTICAS DE LA VACUNA

La vacuna contra la gripe de temporada protege contra tres virus de influenza: H1N1 2009, y otros dos virus de influenza (un virus de influenza H3N2 y un virus de influenza B). La vacunación de personas con alto riesgo es particularmente importante para disminuir la posibilidad de padecer enfermedades graves por la gripe.

La protección se obtiene generalmente entre 2 y 3 semanas y la duración de las defensas después de la vacunación es de 12 meses.

El efecto secundario más común de la vacuna es el dolor en la zona donde se aplicó la inyección. Otros síntomas como la fiebre, los dolores musculares y la sensación de malestar o debilidad no son muy frecuentes. Igualmente todos los malestares ceden dentro de los dos días.

La vacuna contra la gripe no brindará protección contra las enfermedades respiratorias que no son causadas por los virus de la gripe incluidos en la vacuna.

No es demasiado tarde vacunarse a fines de mayo o principios de junio, ya que la vacuna sigue siendo beneficiosa mientras siguen circulando los virus de la influenza. Si no se vacunó antes puede recibir protección vacunándose ahora o posteriormente. La influenza es impredecible y las temporadas pueden variar.

MEDIDAS PREVENTIVAS PARA EVITAR LAS INFECCIONES

-Lavado frecuente de manos con agua y jabón, especialmente al regresar a la casa luego del trabajo, escuela o salidas. Si no se cuenta con agua, se puede utilizar alcohol gel o al 70 %

-Evitar la concurrencia a espacios cerrados con mucha gente porque se favorece el contagio de infecciones respiratorias

-Ventilar bien la casa, espacio laboral o escolar cuando sea posible

-Cubrirse la nariz y la boca al toser o estornudar, y utilizar pañuelos descartables

-Indicar la vacunación antigripal en aquellas personas que pertenecen a definidos grupos de riesgo.

 FRENTE A LOS PRIMEROS SÍNTOMAS

-Consultar inmediatamente si se presentan síntomas, bajar la fiebre con paracetamol y concurrir a un efector cercano al domicilio

-Si se le ha diagnosticado gripe, deberá quedarse en su casa, seguir las indicaciones de su médico y controlar los síntomas

-Se recomienda que permanezca en su casa durante al menos 24 horas después de que la fiebre (37.8°C) haya cesado, excepto para recibir atención médica o para cosas que tenga que hacer y nadie pueda hacerlas por usted. Se sugiere aislamiento domiciliario por 7 días

-Evitar el contacto directo con otros, especialmente con las personas que puedan contraer la gripe fácilmente, como personas desde los 65 años, personas de cualquier edad con enfermedades crónicas (como asma, diabetes, o problemas cardíacos), mujeres embarazadas, niños pequeños y bebés

-Lavarse las manos con agua y jabón o con un desinfectante para manos a base de alcohol, especialmente después de usar pañuelos desechables y después de toser o estornudar usando las manos

-Cubrirse la boca al toser o estornudar

-Beber líquidos como agua o caldo, a fin de prevenir la deshidratación

-Limpiar las superficies con agua y detergente, jabón o alcohol al 70%

-Ventilar los ambientes

-En algunos casos se le indicará realización de estudios (análisis y/o radiografías) y pueden agregarse un medicamento antiviral si el paciente pertenece a grupos de riesgo

-Prestar atención a los “signos de alarma” es la mejor manera de detectar y tratar a tiempo las infecciones respiratorias, impidiendo que se agraven.

 BUSCAR ATENCIÓN MÉDICA INMEDIANTAMENTE

-Si tiene dificultad para respirar, le falta el aire, está agitado y/o respira con pausas

-Siente dolor o presión en el pecho o abdomen

-Tiene mareos repentinos

-Se siente confundido

-Tiene vómitos graves o persistentes

-Duerme mucho y le cuesta despertar

-Presenta palidez de piel y color azulado de labios.

Noticias relacionadas