Rosario se cansó y lo hizo notar en las calles de la ciudad

|| Locales
Compartir

Hacía años que no se veía tanta gente en la calle por una manifestación. Miles de personas se dieron cita en los Tribunales de Rosario y marcharon hacia Gobernación. Los rosarinos se cansaron de ser el blanco de los delitos, pidieron justicia por los que ya no están y aplaudieron para que este reclamo llegue a los oídos de las autoridades.

“No quiero que mi hija me vea morir, basta de inseguridad”, “Que los culpables no queden impunes”, “Ni un ciudadano menos”, “Todos decimos basta”, “Queremos vivir”, “Ni un hijo menos”, “Soy la voz de los que no están” e infinitos pedidos de “justicia por”, esas fueron las frases que enarbolaron la marcha de anoche que comenzó en Tribunales y finalizó en Gobernación. Los ciudadanos se cansaron de que quizás mañana no pudieran volver a sus actividades nuevamente. Hasta acá llegaron. El llanto de algunos fue incontenible, pero más se hizo notar la bronca por ver que quienes deben tomar cartas en el asunto, no lo hacen o, como en el caso del Poder Judicial, las leyes son injustas con las víctimas.

#RosarioSangra era el hashtag de ayer, pero no fue sólo eso, en verdad la ciudad se movilizó porque a diario los noticieros, los diarios o los portales de noticias, llenan sus espacios con hechos policiales en donde algunos el resultado final es fatal. La gente se cansó y salió a reclamar. Lo que fue la principal movilización popular se congregó desde las 19.30 frente a los Tribunales provinciales y marchó hacia la sede local de la Gobernación. Quienes no pudieron ir a la marcha por sus obligaciones y estuvieron en el embotellamiento que se generó en las calles, tampoco se quejaron, sabían lo que ocurría.

Los familiares y amigos de Nahuel Ciarrocca, el joven asesinado por robarle un celular en Dorrego y Amenábar el pasado 15 de agosto, se habían reunido primero en Oroño y Pellegrini y se unieron luego a la marcha general que se dirigía por calle Moreno hacia la zona de Santa Fe y Dorrego.

La movilización fue pacífica y sólo se llevaron velas encendidas para poder expresar el dolor que siente esta ciudad en la que cada mañana se levanta con un hecho fatal. La convocatoria fue hecha desde las redes sociales por una organización denominada Rosario Sangra. No hubo banderías políticas u otro tipo de manifestación en ese sentido.

La ciudad se cansó y a la marcha fueron personas de todas las edades, desde bebés que eran llevados por sus padres en sus brazos, hasta adultos mayores que también pidieron justicia por los que ya no están y reclamaron más seguridad en las calles.

Familiares de las víctimas de la inseguridad, al llegar a la sede de Gobernación tomaron la palabra y con emotivos discursos recordaron lo que les ocurrió, pero todos terminaron con una simple frase, “Justicia”

Noticias relacionadas

Etiquetas