Rosario es la ciudad que más usa la bicicleta, pero la más peligrosa para los ciclistas

|| Locales
Compartir

Así se desprende de un informe elaborado por el BID que lleva el nombre de “Ciclo inclusión en América Latina y el Caribe. En ese sentido, en su última sesión el Concejo Municipal aprobó un proyecto del edil del Pro Carlos Cardozo para instalar una separación física entre biscisendas y calzadas

El concejal del Pro, Carlos Cardozo, dio a conocer un trabajo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) donde se destaca que Rosario es la ciudad que más bicicleta usa, pero la más peligrosa para los ciclistas. Se trata del informe “Ciclo inclusión en América Latina y el Caribe – Guía para impulsar el uso de la bicicleta”. “El trabajo tiene una buena noticia y una mala para la ciudad de Rosario: somos la urbe que más usa la bicicleta dentro de ese detallado informe del BID (5,3% de los viajes se realiza por ese medio), pero a la vez somos la ciudad que más accidentes registra en el uso de ese medio de locomoción, con 43.8 ciclistas heridos por cada 100.000 habitantes, lo que nos ubica muy lejos de capitales como Montevideo (13.8), La Paz (2.4) o Bogotá (3)” destacó el edil.

En ese sentido y por iniciativa del concejal del Pro Carlos Cardozo en su última sesión el Concejo Municipal aprobó un proyecto donde se le solicita a la intendenta Mónica Fein que estudie la factibilidad de instalar separación física entre las bicisendas y los carriles por donde circulan automóviles y vehículos de carga o transporte públicos, mediante pretiles de caucho, bochas de material sintético o cemento o cordones de cemento u otro material, en avenidas donde la velocidad máxima es de 60 kilómetros por hora o en las arterias donde la velocidad máxima permitida supere los 40 kilómetros por hora, “a los efectos de proteger la integridad de los ciclistas, promover el uso de la bicicleta como medio de movilidad sustentable e impedir que motociclistas utilicen las bicisendas, como lamentablemente sucede en Avenida Pellegrini, Boulevard 27 de Febrero, Avenida Ovidio Lagos y otras de la ciudad” destacó el edil de Unión PRO.

“La ciudad cuenta con bicisendas seguras, como las de Oroño de 27 de Febrero al sur, las de Presidente Perón o la Avenida Uriburu entre Dorrego y San Martín, que están construidas sobre los canteros centrales de esas arterias o la de calle Bordabehere, protegida por pretiles de caucho (aunque el pésimo estado del pavimento hace dificultoso que las bicicletas puedan circular por allí) y hemos notado que resulta muy peligroso para los ciclistas que en ciertas avenidas convivan las bicis con el resto del tránsito sin que esto suponga un riesgo para la vida de las personas que eligen este medio de locomoción” afirma Cardozo.

 “El mismo informe del BID detalla que “sin importar el flujo de circulación, debe implementarse la segregación física cuando la velocidad de circulación supera los 50 kilómetros por hora” y que puede utilizarse pintura siempre y cuando la velocidad no supere los 30 kilómetros por hora, dejando a criterio de los municipios la instalación de separadores físicos cuando la velocidad va entre los 30 y los 50 km/h” expresó el representante de Unión PRO.

“Incentivamos sin dudas el uso de la bicicleta, aprobamos desde el Concejo el préstamo internacional para implementar una red de bicicletas públicas en la ciudad y ponemos como ejemplo la red de ciclovías y el sistema de bicicletas públicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (allí sin costo para el usuario), pero notamos que en avenidas como Pellegrini, Lagos y 27 de Febrero, entre otras, la costumbre de algunos motociclistas de usar la bicisenda pone en peligro la vida de los ciclistas, por lo que pedimos al municipio que a la brevedad implemente separación física entre ciclovía y calzadas” finalizó el concejal Cardozo.

Noticias relacionadas