Regalos didácticos vs electrónicos: todo depende del adulto

|| Sociedad
Compartir

Esta noche luego de las 12, niños y mayores comenzarán a abrir sus regalos navideños y como siempre la vorágine de lo nuevo atrapará más que nada a los más gurrumines de la familia. Algunos habrán recibido juguetes para desarrollar su ingenio y otros, elementos tecnológicos. La meta es saber qué uso darles a ese producto y el poder los tienen los padres.

Toca la campana de las 12 de la noche y se arma un revuelo de regalos al pie del árbol que es impresionante. Ese seguramente será el panorama de más de una familia esta noche. Los más chicos buscan sus obsequios de Navidad y algunos se encuentran con elementos didácticos, mientras que otros reciben alguna Tablet, celular, o dispositivo tecnológico. Las dos opciones son buenas para los más chicos, la clave en el beneficio o perjuicio que se le dé a ese regalo depende del adulto.

RosarioNoticias.info habló con Cecilia Satriano, directora del área de investigación de Psicología y Trabajo Social de la Universidad Nacional de Rosario, quien aseguró que no hay que juzgar si los juegos didácticos o los tecnológicos son buenos o malos, sino que el niño “puede seguir teniendo acceso a una cierta tecnología pero también ir y volver con los elementos didácticos”.

El que pone el límite es el adulto, el problema está cuando “los padres tecnologizados transfieren a los niños estas nuevas tecnologías”. La investigadora asegura que a veces los adultos usan el aparato electrónico como objeto “pacificador”, “Los padres ya no aguantan los viajes largos sin darles a los niños los adminículos para ver películas. y yo me pregunto: ¿y antes cómo íbamos? Los padres tenían que arbitrar con algún tipo de herramientas para que ese niño aguante en el viaje.  Ahora le ponen ese mini cine para que se entretenga”.

Respecto de las nuevas tecnologías y el valor didáctico de algunos juegos, la especialista analizó que no pondría una por sobre la otra, sino que “se pueden complementar porque a veces hay juego didácticos que se pueden hacer con tablets” y eso no está mal. El inconveniente surge cuando el niño pide un celular como regalo para jugar y no para comunicarse.

“Todo depende en qué circunstancias se le da ese elemento tecnológico al niño, o para qué se los dan. Lo importante es el uso que se le da porque puede ser estar juagando con un juego didáctico y el chico termina usándolo como instrumento para agredir”, explicó Satriano. “No es el objeto en sí mismo, sino el sentido que le va dando el adulto”, concluyó.

Así que esta noche quienes hayan recibido algún tipo de regalo de este estilo, son los papás los que van a tener que poner esos límites y darle un correcto uso, porque tal como lo definió Satriano “los juguetes y la tecnología son instrumentos mediadores” para que el chico saque lo mejor de él pero a su vez no se olvide de sociabilizar, que eso es lo más importante en plena infancia.

Noticias relacionadas