Quieren prohibir la circulación de drogas químicas no autorizadas

|| Locales
Compartir

Es una Ley Israelí que pretenden aplicarla en el país. La iniciativa parte del Diputado Nacional Alejandro Grandinetti, del Frente Renovador UNA. Con esta normativa, obligan a que sean sus portadores quienes demuestren legalmente su origen.

El Diputado Nacional Alejandro Grandinetti, del Frente Renovador UNA, propone poner en marcha una Ley Israelí que prohíbe la circulación de drogas químicas no autorizadas. La iniciativa busca incautar todas las sustancias de dudosa procedencia y obligar a que sean sus portadores quienes demuestren legalmente su origen. También se promueve el bloqueo de la oferta de esas drogas a través de internet.

El Diputado adelantó que pondrá a consideración de la Comisión de Narcotráfico de la cámara baja un proyecto de ley para frenar la circulación de todas las drogas sintéticas que no estén autorizadas por la Asociación Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica del país (ANMAT). La iniciativa está basada en una norma aprobada en Israel en 2013.

Grandinetti, quien es además Vicepresidente del Bloque del massismo en la Cámara de Diputados de la Nación, viene de participar de la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el "Problema Mundial de las Drogas", en donde el organismo internacional manifestó su preocupación por el avance de los narcóticos de diseño y amplió el debate sobre la necesidad de legislar en todo el mundo para frenar la proliferación de esas sustancias prohibidas.

El pronunciamiento del organismo internacional coincidió con la tragedia que se produjo en Costa Salguero donde murieron cinco jóvenes. Además, el sábado pasado en Rosario, cuatro jóvenes debieron ser hospitalizados luego de consumir drogas sintéticas durante la celebración de otra fiesta del mismo estilo.

Grandinetti detalló: "Lo que se está proponiendo concretamente es tomar la experiencia aplicada en ese país de Oriente Medio que implica, en primer lugar, la incautación de cualquier sustancia o pastilla de pública circulación que no pueda acreditar legalmente su origen y composición, independientemente de que aún no este denominada como droga prohibida".

En segundo término, la normativa “obliga a la identificación de quien la portaba, a la aplicación de una multa económica y al otorgamiento de un plazo de 180 días para que pueda demostrar que no se trataba de una sustancia nociva para la salud”. En tanto, si a posteriori se confirma que efectivamente se trata de una droga perjudicial compuesta por precursores prohibidos, deberá cargar, además, con una causa penal en su contra por narcotráfico.

En ese sentido, Grandinetti consideró que lo más novedoso tiene que ver con que esta ley "invierte la responsabilidad probatoria, obligando a los portadores a ser ellos quienes deban presentar toda la documentación pertinente para demostrar que no se trataba de drogas ilícitas, y el Estado sólo debe evaluar esas pruebas para determinar si habilita o no la devolución de las sustancias".

El Diputado Alejandro Grandinetti consideró que su moción será incorporada al tratamiento durante las próximas semanas para "dar inicio a un debate que permita legislar en la búsqueda de soluciones para que no se sigan lamentando víctimas fatales como consecuencia del consumo de ese tipo de sustancias".

Noticias relacionadas