Por menos persianas bajas: Provincia pone su granito de arena

|| Locales
Compartir

El importante incremento de los alquileres es lo que generó una gran preocupación en los inquilinos de los locales comerciales. Muchos ya tuvieron que terminar con el sueño del negocio propio. Según un relevamiento son 1500 los espacios desocupados. Desde el Estado provincial mediarán entre comerciantes e inmobiliarias.

El ministro de Gobierno Pablo Farías recibió en Rosario a representantes del sector comercial alertados por los incrementos de las locaciones que obligaron a muchos a cerrar sus puertas. Según reveló un estudio de la Concejalía Popular son más de 1.500 los locales desocupados. Los inquilinos no pueden solventar los gastos y no sólo se termina la fuente de trabajo para el dueño del emprendimiento sino que arrastra a todos sus empleados, generando varias pérdidas de puestos de trabajo.                

El ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, escuchó a los comerciantes que viven un mal momento. Están preocupados por la situación que están atravesando, en especial, frente a los elevados costos de renovación de los alquileres, que ha llevado al cierre a varios comercios.

“Los comerciantes expresaron su preocupación por la situación que están viviendo del enfriamiento de la economía, de negocios que han debido cerrar en los últimos meses, con un relevamiento al mes de abril de este año que da cuenta de que 1560 locales de zonas comerciales de Rosario están desocupados”, señaló el ministro al término del encuentro en la sede de Gobernación.

“Los aumentos de los alquileres y las complejidades con las inmobiliarias para poder acceder a la renovación y concretar un nuevo alquiler, es uno de los motivos que llevan al cierre, y por eso propusimos generar un espacio junto a la entidades inmobiliarias para poder flexibilizar de alguna manera esta situación”, destacó el funcionario.

Farías sostuvo: “Desde el Gobierno de Santa Fe tenemos voluntad de juntar a las partes y tratar, en forma consensuada, de mejorar las condiciones a las que se deben someter los comerciantes al momento de alquilar o renovar sus contratos de locación para que no los lleve al cierre del comercio, porque esto también genera un perjuicio para los propietarios y las inmobiliarias porque después pasan mucho tiempo sin alquilar los locales”.

En tanto, Ricardo Diab, presidente de la Asociación Empresaria de Rosario, destacó la voluntad del Gobierno de Santa Fe de involucrarse en la situación que atraviesan los comerciantes. “La incidencia del incremento en los alquileres se suma a la caída de las ventas y los aumentos en las tarifas de los servicios, que llevan a los comercios a no poder continuar y desalienta la instalación de nuevos emprendimientos”, describió.

Desde la Concejalía Popular, Nire Roldán asegurán que los comerciantes enfrentan indexaciones de hasta el 40 por ciento y renovaciones de un 50 por ciento que hacen imposible la continuidad de esos emprendimientos. “Queremos establecer con la mediación del gobierno provincial, un fuerte acuerdo social con las cámaras inmobiliarias para que no hayas presiones ni contratos abusivos, porque si persiste la situación vamos a convertir a comerciantes en nuevos desocupados”, advirtió.

También estuvieron presentes en la reunión representantes de la Cadena del Centro, de la Unión de Almaceneros, de la Cámara Industrial y Comercial del Helado Artesanal, de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas (Apyme), de Comerciantes Autoconvocados de Tiro Suizo, del Centro Comercial Ayacucho, del Centro Comercial Fisherton, de la Cámara de Hosteles de Rosario, del Centro Comercial Paseo Pellegrini, del Centro Comercial del Paseo del Siglo, de la Sociedad de Carniceros de Rosario, del Centro Comercial San Martín Sur y de la Concejalía Popular, entre otros

Noticias relacionadas