Polémica y revuelo por la recisión del contrato de la Provincia con Arssa

|| Locales
Compartir

Diputados provinciales del Frente para la Victoria exigieron la presencia del ministro José Garibay para aclarar cómo realizarán la concesión de la autopista Rosario-Santa Fe y dar explicaciones sobre la finalización del contrato con Arssa.

El diputado provincial Héctor Cavallero junto a sus pares del Frente para la Victoria, Patricia Chialvo, Silvia Simoncini y Germán Bacarella, presentaron un proyecto para solicitar la presencia del ministro José Garibay en el recinto para conocer cómo se hará cargo la provincia de la concesión de la autopista Rosario-Santa Fe.

“Declarada desierta la licitación, y frente a distintas versiones periodísticas sobre el futuro de la misma en cuanto a la repavimentación de su traza total, es que creemos que debe respetarse la institucionalidad democrática y debe informarse, haciendo participar al Poder Legislativo en la toma de una decisión definitiva al respecto”, aseguró Cavallero.

Entre 2010 y 2015, Arssa, empresa a cargo de la red, debía repavimentar 313 kilómetros pero solo hizo un 24 por ciento. Por este motivo, el legislador se mostró muy molesto con el acuerdo de recisión realizado: “Nosotros sostuvimos una oposición férrea al acuerdo que hizo la Provincia con la empresa al momento de rescindir el contrato, diciendo que nadie le debía nada a nadie: es un escándalo”.

“El Tribunal de Cuentas de la Provincia ordenó un sumario al organismo de control del Ministerio de Transporte, por no haber realizado los controles que corresponden”. Al respecto, se pronunció el fiscal, Pablo Saccone, quien respaldó la postura de la oposición al señalar que la empresa debe pagar. “No puede ser que una empresa que estafó al Estado en 1500 millones de pesos quede sin ningún tipo de sanción”, cuestionó.

Noticias relacionadas