Piden por bajadas públicas para kayaks y seguridad en guarderías

|| Locales
Compartir

La iniciativa, promovida por el concejal Carlos Cardozo (Unión PRO Federal), solicita la implementación de tres bajadas públicas en el norte, centro y sur de la costa rosarina.

El concejal de Unión PRO Federal, Carlos Cardozo, presentó una serie de iniciativas para resguardar la actividad de los kayakistas de la ciudad. En ese sentido, solicitó que se implementen tres bajadas públicas para este tipo de embarcaciones en el norte, centro y sur de la costanera de Rosario.

A su vez, el edil pidió un mayor control, según las normas de Prefectura y la Policía de Seguridad de la Navegación, presentando dos pedidos de informes, uno vinculado al control de la guardería para kayaks instalada en la concesión municipal del Balneario La Florida, dependiente de la Empresa del Estado Municipal Costanera Rosario y el otro acerca de las condiciones de habilitación y seguridad de la guardería Puerto de Palos, donde se produjo un incendio el pasado 9 de setiembre y se perdieron decenas de embarcaciones.

“Más allá de que la actividad del kayakismo se realiza durante todo el año, la llegada de la temporada veraniega hace que debamos extremar todas las precauciones para una navegación segura en la costa de la ciudad, por eso pedimos el compromiso de la Municipalidad de Rosario y de la Prefectura Naval para ejercer el control y el ordenamiento necesarios para que se promueva la práctica de este deporte con todas las condiciones de seguridad necesarias” indicó Carlos Cardozo.

El proyecto de ordenanza, que retoma una iniciativa del ex concejal Orlando de Biase, con modificaciones propuestas en su momento por el concejal Roy López Molina, expresa que “se emplazarán tres bajadas públicas, en el norte, centro y sur de la ciudad, estén o no asociadas a una guardería náutica o caleta, las que estarán administradas por la Municipalidad de Rosario. Los espacios para su emplazamiento serán: al norte en prolongación calle Escauriza hasta el río, al centro en Ribera del río Paraná entre las calles Rioja y Pellegrini, en lugar a determinar y al sur en Bajos del Saladillo, zona del Mangrullo”.

También se manifiesta en la propuesta del concejal Cardozo que “se realizará un estudio de impacto ambiental en los espacios posibles  destinados a las bajadas teniendo en cuenta la manipulación de hidrocarburos y emanación de gases tóxicos en la zona” y se prevé que “las bajadas públicas deberán contar con un sistema de remolcadores de apoyo y embarcaciones de Auxilio Náutico”.

El proyecto indica que “el DEM llevará un control y vigilancia de las embarcaciones que utilicen las bajadas náuticas, llevando un registro de las embarcaciones que desciendan y demás datos necesarios para la seguridad de la navegación” y se indica en el proyecto que ‘las embarcaciones deberán contar con autorización emanada del DEM por intermedio de la repartición que corresponda para poder utilizar las llamadas “Bajadas Náuticas".

Noticias relacionadas