Para la concejala Gigliani “es un insulto que el laboratorio Apolo siga funcionando"

|| Locales
Compartir

Después de las denuncias de algunos vecinos de la zona, la edil dio su punto de vista al respecto y aseguró que de comprobarse que continúan trabajando con normalidad es necesario se proceda a la “inmediata clausura”.

La concejala Fernanda Gigliani le reclamó a la intendenta Fein que envíe al Concejo un detalle de los actos administrativos que se realizaron sobre el laboratorio Apolo, desde que se produjo la explosión hasta la fecha. En la iniciativa se pide además, que de constatarse la continuidad de algún tipo de actividad, tal como lo denunciaron algunos vecinos, se proceda a su inmediata clausura.

 A partir de las denuncias de vecinos del laboratorio Apolo sobre la continuidad del funcionamiento de la planta, la concejala Fernanda Gigliani, Iniciativa Popular (IP), presentó un pedido para el Municipio informe, de manera detallada, cuáles fueron las acciones administrativas que llevó a cabo desde la explosión de la caldera del laboratorio Apolo a esta fecha; que exhiba el acto administrativo mediante el cual se dictó la caducidad de la habilitación; y finalmente, se constate si el Laboratorio Apolo sigue teniendo algún tipo de actividad, y en caso afirmativo se proceda a su clausura inmediata.

"En declaraciones a la prensa los secretarios de Gobierno y General del Municipio contaron que a principio del mes de julio la intendenta se reunió con los vecinos damnificados por la presencia y explosión del laboratorio, quienes le manifestaron su preocupación ante la posibilidad de que la firma siga funcionando allí. Ante ellos y también de manera pública, Mónica Fein se comprometió a dictar la caducidad de la habilitación que se le reconocía a la firma Apolo. El caso es que ahora, esos mismos vecinos que escucharon de la intendenta el compromiso de inhabilitación del Laboratorio, están denunciando que el mismo sigue en actividad", manifestó Gigliani.

"Exigimos que la Intendenta dé cuenta, con carácter urgente, de cuáles fueron las actuaciones administrativas que realizó el Municipio sobre el laboratorio Apolo desde que se produjo la explosión hasta hoy y también que se confirme, si se dictó el acto de caducidad sobre la habilitación que el Municipio le reconocía a esa firma", enfatizó la edila. Y agregó: " Pero ante todo, y para llevar tranquilidad a los vecinos, solicitamos que se constate la existencia de cualquier forma de continuidad en las actividades del Laboratorio de calle Alem al 2900, y de ser así, se proceda a su clausura inmediata".

Para finalizar Gigliani expresó: "Si se confirma que Apolo sigue funcionando en las instalaciones del barrio La Tablada, estaríamos en presencia de un acto negligente de la administración municipal y de una grave falta de ética de la Intendenta, que habría incumplido un compromiso asumido con los vecinos en particular, y que al hacerlo público, lo generalizó al conjunto de los rosarios que siguieron de cerca toda la trama del siniestro. Que siga funcionando el Laboratorio, es un insulto a todos los rosarinos". 

Noticias relacionadas