Para el Frente Social y Popular es una “hipocresía” creer que “las mafias tienen horario”

|| Locales
Compartir

Aseguran que la solución a la problemática de los boliches no es “cerrar” la noche a las 5 de la madrugada, sino que se necesitan medidas de fondo para combatir lo que es el “negocio de unos pocos a costa de la vida de los pibes”.

El Frente Social y Popular (FSP), representado por Celeste Lepratti en el Concejo Municipal a partir de diciembre, enarbola el reclamo de que “las mafias no tienen horario” y les parece irrisorio ponerle punto final a una problemática con el sólo hecho de prohibir la actividad en algunos espacios a las 5  de la madrugada. “La respuesta política del Gobierno Municipal no se dirige a visibilizar a los dueños de estos negocios y a sus complicidades políticas, judiciales, policiales y empresariales”, revela un comunicado enviado por el bloque.

Luego de la muerte de Gerardo Escobar, se intentaron tomar medidas apresuradas con respecto a la vida nocturna de Rosario. Una de las propuestas estaba relacionada con la "regulación" de la noche y al respecto dese el FSP criticaron: “La respuesta de la Intendenta Mónica Fein, y del oficialismo en el Concejo, es cerrar la noche a las 5am, como si de esta manera, mágicamente, desaparecieran todos los factores que ponen en riesgo a la juventud cuando sale a divertirse”.

Para el bloque político no es la manera de erradicar las mafias que hay en la ciudad, sino que va mucho más allá. “Entendemos que lo que se busca en realidad, es solapar el entramado de complicidades y responsabilidades políticas que tienen como protagonistas a las mismas mafias que se disputan el control de los territorios en los barrios de la ciudad, el manejo de las tribunas y alrededores de los estadios de Ñuls y Central, y los boliches nocturnos, entre otros negocios”, reflejaron mediante el comunicado.

Además recriminan que desde el Gobierno Municipal no se dice quiénes son los dueños de los boliches conflictivos y quiénes habilitaron o no controlaron eficientemente sus locales”. Y agregan: “No se dice quiénes son los patovicas y policías adicionales que cumplen funciones de seguridad en estos establecimientos, con serios antecedentes de violencia.  Solamente se propone cerrar todos los bares y boliches a las 5am, como si las mafias tuvieran horarios para funcionar, como si el problema fuese la hora”.

Plantearon las diferencias que se hacen entre los lugares que sí deberían controlar con más cuidado y aquellos espacios en los que no suceden hechos delictivos no conflictivos pero son los que más regulan: “Se persigue permanentemente a los proyectos autogestivos, a los bares culturales, a las organizaciones que realizan peñas en los clubes de barrio, aunque nunca se produzca ningún disturbio en estos eventos, e incluso contribuyan a bajar los niveles de violencia por su aporte a la integración social”.

 

Noticias relacionadas