Papás… a llevar a los chicos como corresponde, si no hay multa

|| Locales
Compartir

El Concejo aprobó el proyecto ideado por el edil Sebastián Chale. A partir de ahora los chicos no pueden viajar en el asiento delantero. Tendrán que hacerlo en las sillitas de retención infantil. Deberán pagar hasta tres mil pesos en caso de violar la norma.

El Concejo Municipal le dio luz verde a un proyecto ideado por el edil Sebastián Chale y que regirá a partir del 1 de enero. El objetivo es mejorar la seguridad vial de los más gurrumines de la familia. Los menores ya no podrán ir en el asiento delantero. En caso de no cumplir la norma, pagarán hasta tres mil pesos.

De esta manera, los menores ya no podrán ir en el asiento delantero como se permitía hasta hoy: “Los menores de hasta 10 años cuya altura sea inferior a 1.50 deberán viajar en el asiento trasero y emplear un sistema de retención infantil (SRI) correspondiente a su peso y/o altura debidamente homologado”. Un SRI es lo que se utiliza para llevar en el auto a los más chicos y que usualmente se denomina “sillita”, “huevito” o “butaca”.

Hoy el código de tránsito establece que los menores de 10 años deben viajar en el asiento trasero, sujetos por los cinturones de seguridad, pero admite también que puedan ir en el asiento delantero del acompañante en sillas especiales en posición invertida. A partir de esta propuesta, los menores sólo podrán viajar en el asiento trasero y con SRI. “El uso de estos sistemas reduce en un 40% las lesiones mortales y un 70% la posibilidad de sufrir heridas graves. Sin embargo, son muchos los niños que van en el auto sin protección”, señaló Chale.

En cuanto al empleo de los cinturones de seguridad como alternativa, el proyecto indica que “el cinturón abdominal y diagonal utilizado por los adultos no ha sido diseñado para los distintos tamaños y pesos de los niños, ni para las proporciones relativas diferentes de los cuerpos infantiles. Por ejemplo, la parte del abdomen cubierta por la pelvis y el tórax de los niños es menor y las costillas de los niños se doblarán en lugar de romperse como las de los adultos, por lo que la energía de la colisión será transferida al corazón y los pulmones. En consecuencia, el cinturón de seguridad abdominal y diagonal de tres puntos puede causar lesiones abdominales a los niños y no será efectivo de forma óptima para prevenir la expulsión y las heridas. En cambio, los SRI son diseñados específicamente para proteger a bebés y niños contra lesiones en caso de colisión o parada brusca, manteniéndolos lejos de la estructura del vehículo”.

Noticias relacionadas