Otra vez los malditos penales: Argentina, con las manos vacías

|| Deportes
Compartir

Tercera final consecutiva que el grito de victoria se queda atragantado. Oportunidades hubo, pero la suerte no estuvo del lado del seleccionado albiceleste, esta vez, en la Copa América Centenario. La Roja se quedó con el título. En el partido, Gonzalo Higuaín falló un mano a mano y Lionel Messi y Lucas Biglia, erraron en la serie de penales.

El seleccionado argentino, al igual que hace un año en Santiago, perdió esta noche por penales ante Chile 4-2 la final de la Copa América Centenario, tras empatar sin goles en los 120 minutos de juego disputados en el estadio MetLife de New Jersey. A lo largo del partido, hubo chances para ponerse en ventaja, pero una clara de Gonzalo Higuaín no se concretó y eso se hizo sentir. Luego, Lionel Messi y Lucas Biglia, erraron sus disparos en la definición.

Argentina nuevamente sufre una nueva decepción. Cayó derrotada ante Chile en la final de la Copa América Centenario. El partido había terminado 0 a 0, incluso cuando se jugó el alargue y otra vez la definición se hacía por penales, como en el 2015. Mismo rival, mismas características, pero los dirigidos por Gerardo “Tata” Martino tenían la esperanza de que la historia fuese diferente.

En la definición por penales quienes erraron fueron Messi y Biglia , mientras que Mascherano y Agüero convirtieron. Chile también recibió un golpe en el inicio de la serie de penales. Vidal, la máxima figura del equipo, erró el primer penal. Castillo, Aránguiz, Beausejour y Silva marcaron y le dieron al equipo de Pizzi el título.

La Selección dominó el juego pero no pudo quebrar a Chile y el gol se les negaba. Argentina tuvo un excelente primer tiempo pero luego el cansancio se hizo sentir. De todas formas, los dirigidos por el “Tata” no bajaron nunca los brazos.

Desde el inicio presionó la salida chilena con constancia y buscó usar el error del rival como una herramienta para llegar al gol. De esta manera, Gonzalo Higuaín tuvo la oportunidad más clara luego de interceptar un pase atrás que quedó corto. El Pipita quedó mano a mano, tocó la pelota por arriba del arquero pero Medel llegó y evitó que el balón entrara.

El partido estuvo marcado por un juego duro, fuerte y con muchas interrupciones por amarillas, expulsiones, tanto que ambos equipos quedaron con nueve jugadores por las rojas a Marcelo Díaz y Marcos Rojo.  Y además un árbitro que no ayudó en el desarrollo del partido. Fue un problema.

Pasaron los 90 minutos, los otros 30 del complemento y el partido terminó en cero. Lo que llevaba a una vez más ir a los penales. La historia fue igual a la vivida en 2015 en Santiago. Una vez más Argentina se quedó con las manos vacías en lo que fue la tercera final consecutiva.

Noticias relacionadas