Ojo con estas monjas, ahora practican Kung Fu

|| Sociedad
Compartir

Tradicionalmente, el sistema patriarcal monástico budista permitía a las monjas realizar sólo las tareas domésticas más insignificantes, mientras que los monjes pueden dirigir la oración y ocupar posiciones de poder. Ahora la historia cambió. Enterate por qué.

Durante siglos, las monjas budistas tuvieron prohibido practicar el mortífero arte marcial del kung fu, pero hace unos años, el convento Druk Amitabha Mountain, en Nepal, se convirtió en el hogar de la primera orden a nivel mundial de monjas de kung fu.

Tradicionalmente, el sistema patriarcal monástico budista permitía a las monjas realizar sólo las tareas domésticas más insignificantes, mientras que los monjes pueden dirigir la oración y ocupar posiciones de poder. Las monjas se perciben como inferiores a los monjes, y por lo general pasan su tiempo de trabajo en las cocinas y jardines de los monasterios budistas. Aprender las antiguas artes marciales está definitivamente fuera de los límites para ellas, así que ¿cómo hicieron las monjas del convento Druk Amitabha Mountain para acceder a la práctica del kung fu?

Hace aproximadamente 26 años, miembros de la orden Drukpa, de 800 años de antigüedad, se rebelaron y formaron el convento Druk Amitabha Mountain, un lugar donde las mujeres son tratadas con el mismo respeto que los hombres. “Cuando era pequeño, ya pensaba que no era justo suprimir los derechos de las mujeres en nuestra sociedad,” contó Su Santidad, el Gyalwang Drukpa, líder de la secta budista. “¿Pero luego, cuando crecí, empecé a pensar qué puedo hacer por ellas? Entonces pensé en construir un convento, y luego darles la oportunidad de estudiar y practicar espiritualidad”.

Las tareas en el convento de la colina, a las afueras de Katmandú, se dividen por igual, y las mujeres llegan a dirigir la oración, la práctica de la meditación, tomar clases de inglés y clases de capacidad de gestión. Pero el Gyalwang Drukpa llevó las cosas aún más lejos en 2008, cuando se introdujo el kung fu en el convento, después de ver a las monjas de Vietnam recibir el entrenamiento de combate utilizó anteriormente por los guerrilleros del Viet Cong.

Cada día, las monjas (que están vestidas en el mismo estilo de vestimenta famosa por las películas clásicas de artes marciales en la década de los años 70 y 80), participan en una sesión de entrenamiento completo de dos horas intensas con puñetazos, golpes, y patadas. Los beneficios del entrenamiento en kung fu son múltiples, de acuerdo con las monjas. “Es bueno para nuestra salud. La meditación es muy difícil y si hacemos kung fu, a continuación, después de la meditación se vuelve mucho más fácil”, contó Rupa Lama de 16 años.

“Es un excelente ejercicio, y además, es muy bueno para la disciplina y la concentración, y despierta un sentimiento de confianza en vos misma que es muy importante para las monjas. Además, cuando los hombres jóvenes de la zona saben que las monjas son expertas en kung fu, se mantienen lejos”, añadió la monja budista Tenzin Palmo Jetsunma.

Las ideas progresistas del Gyalwang Drukpa han aumentado de forma espectacular el número de mujeres jóvenes que quieren convertirse en monjas. “Muchas de ellos dicen, guau, si me convierto en monja puedo estudiar, puedo practicar, puedo hacer estos rituales, puedo convivir junto a estas monjas adorables, y que los lamas nos visiten y nos enseñen,” dice Jetsunma.

Las monjas del convento de kung fu Druk Amitabha llegan a experimentar cosas que otras mujeres de Nepal ni siquiera sueñan. “Su Santidad quiere que las monjas sean como los hombres, con los mismos derechos en el mundo,” cuenta Jigme Konchok Lhamo, de 18 años. “Es por eso que tenemos la oportunidad de hacerlo todo, no sólo el kung fu. “También tenemos la oportunidad aquí de aprender muchas cosas, como tenis y patinaje. Y también tenemos la oportunidad de aprender Inglés y Tibetano, instrumentos musicales y baile”. (RosarioNoticias.info/Periodismo.com)

Noticias relacionadas

Etiquetas

Monjas King fu