Norma López aseguró que en Rosario “no se controla lo que no se quiere"

|| Locales
Compartir

Este jueves salió a la luz el ascenso que otorgó la Municipalidad al inspector imputado en la tragedia del Café de la Flor, donde un músico murió cuando daba un recital. La concejala, cuestionó esta designación y además criticó el mensaje de la Intendenta en materia de Seguridad.

Luego de darse a conocer este jueves el  ascenso que otorgó la Municipalidad al inspector imputado en la tragedia del Café de la Flor, la concejala del Frente para la Victoria-PJ, Norma López cuestionó la designación del mismo. Pero además criticó el mensaje de la Intendenta en materia de Seguridad y algunas de las medidas que quiere implementar el socialismo para combatir el delito: “Se plantea nombrar en forma interna más jueces de Faltas, pero en ningún momento se plantea incorporar inspectores que garanticen el control de la ciudad”.

López aseguró: "Vemos increíbles inconsistencias entre el discurso y el accionar de la intendencia. Se promueven supuestas acciones de control y prevención pero se ascienden empleados imputados y tampoco hay inspectores para garantizar esos controles.  En el 2010 Mónica Fein dijo que Rosario iba a contar con un cuerpo de 500 agentes de tránsito y siete años después vemos que fue una promesa más, sin cumplimiento efectivo”.

En esta línea de razonamiento, López expresó su descontento ante la noticia que se conoció hoy donde la Municipalidad ascendió al inspector imputado en la tragedia del Café de la Flor, quien controló y firmó la documentación que habilitó el funcionamiento del bar. Cabe recordar que allí falleció un músico tras sufrir una descarga eléctrica. El empleado ya estaba imputado por la Justicia.

En cuanto a la supuesta profundización en los controles a comercios la edila aseguró: "Rosario cuenta con un cuerpo aproximado de 550 inspectores destinados al control de las distintas actividades de la ciudad. En el desagregado vemos que existen 230 destinados a la Dirección de Tránsito, 200 a la GUM, 67 a Control Urbano, 25 a Comercio e Industria, entre otros. Bajo la órbita de la Dirección General de Inspección de Industria, Comercio y Servicios, Rosario cuenta con solo 25 inspectores para controlar los 34.505 habilitados dentro de la ciudad. Es decir, cada inspector debe controlar 1.380 comercios por sí mismo". A su vez, López se preguntó: "¿Cómo puede efectuarse un control certero de las condiciones de estos locales cuando hay menos de ocho inspectores por turno? ¿Cómo se podrá efectivamente controlar el endurecimiento de ciertos requisitos en algunos rubros sin disminuir el control en otros?"

"Debemos dejar bien en claro que no existe norma jurídica que tenga efectividad y cumplimiento en la sociedad si no existe una voluntad política de controlar ese cumplimiento deseado, y en Rosario vemos claramente que no existe esa voluntad. Creemos que hay un paso adelante en el reconocimiento de las fallas que han tenido en todos estos años y una nueva impronta luego de llamado de atención de la sociedad rosarina, pero debemos confluir en análisis objetivos y modificaciones que le sirvan a los vecinos y no en meros actos declamatorios", explicó.

La concejala del FPV aseguró que  "no es que no hace falta aumentar el número de Jueces de Faltas, sino que también Rosario se merece un cuerpo de inspectores especializado y acorde a las exigencias de una gran ciudad”. Y arremetió: “No podemos seguir pensando el control de Rosario como si fuésemos una comarca de 100 años atrás".

Noticias relacionadas