No hay certezas que baje el precio del GNC

|| Locales
Compartir

Tras las audiencias públicas debería haber una mínima reducción que algunos calculan en un peso. Desde el sector de estacioneros se resisten a confirmar tanto la quita como el porcentaje a aplicar. Están a la espera de recibir la nueva facturación para evitar “sorpresas”.

Tras la realización de la audiencia pública por el tarifazo del gas el Gobierno nacional elaboró un nuevo cuadro tarifario que incluía una baja en el precio del GNC a partir del 1º de octubre y que debería empezar a notarse en los surtidores desde el mes de noviembre. Sin embargo, los dueños de estaciones de servicios mantienen cierta mesura tanto en la posibilidad de aplicar la rebaja como en el porcentaje que corresponde.

El gas en boca de pozo para GNC tuvo un aumento del 255 por ciento sobre las tarifas que regían al 30 de marzo. Pasó de costar $ 0.89 por m3 a $ 3.163.  Luego de la audiencia pública, el Gobierno bajó el precio en boca de pozo a $ 0,672 por m3, lo que da un incremento del 179%.

Según el portal Surtidores.com.ar, la rebaja en las estaciones de servicios debería ser de aproximadamente un peso. Insignificante si se tiene en cuenta lo que costaba antes del tarifazo. Sin embargo, todavía nadie se anima a garantizarles a los usuarios de ese combustible que en poco tiempo más se verán beneficiados con esa mínima reducción.

Rubén Fernández, integra la Cámara de Estaciones de Servicio, Garages y Afines de Rosario (Cesgar) en diálogo con RosarioNoticias.info, dijo que para aplicar la rebaja van a esperar a que lleguen las nuevas facturas. “Ya nos pasó de llevarnos algunas sorpresas para nada agradables”, advirtió.

“La rebaja en el precio en boca de pozo rige desde el 1º de octubre. A nosotros esas facturas nos llegan en noviembre, sí efectivamente se aplica como dicen inmediatamente lo trasladaremos a precio, pero hasta que no tengamos los números no lo podemos asegurar”, expresó el representante de los estacioneros.

Fernández tampoco quiso arriesgar un porcentaje para el caso que la rebaja se concrete. “No podemos calcular el nuevo valor del GNC al público hasta que no tengamos las nuevas facturas en nuestro poder”, insistió.

Consultado sobre el nivel de actividad en el sector, Fernández destacó que existe cierta preocupación. “No tanto por la caída, sino por el estancamiento en el despacho de GNC”. Y destacó que el fenómeno puede tener que ver con la caída en la conversión de vehículos a ese combustible que en el último año es del 50%.

Noticias relacionadas