Newell's fue una sombra y Chicago lo goleó 5 a 0 en Mataderos

|| Deportes
Compartir

El equipo de Bernardi nunca pudo hacer pie en el partido y cayó sin atenuantes ante el conjunto de Forestello, que está casi descendido. Gagliardi, con 4 tantos, fue la figura del local. El gol restante lo hizo Sáinz.

Newell's había llegado envalentonado a la cancha de Chicago luego de tres victorias consecutivas. Sin embargo, el equipo de Bernardi fue una sombra y se retiró goleado de Mataderos. El conjunto de Forestello se impuso por 5 a 0, con cuatro goles de Gagliardi, la figura de la cancha.

De arranque, el local se mostraba más preciso con la pelota. Por eso no tardó en sacar ventaja. A los 6 minutos Gagliardi iba a empezar a sellar la que sería su tarde soñada. Tras un centro de Giménez, Gagliardi la bajó con el pecho y sin dejarla picar sometió a Unsain para abrir el marcador.

Newell’s respondió con un gran pase de Mugni para Báez, que definió por arriba del travesaño. Parecía que el equipo leproso iba tomando confianza. No obstante, los delanteros locales seguían complicando al fondo ñubelista con sus diagonales. Fue nuevamente Gagliardi, con una soberbia volea por encima de Unsain, quien decretaría el 2 a 0 parcial a los 25 minutos.

A esa altura, lo mejor que le podía pasar a Newell’s era que se terminara el primer tiempo. Sin embargo, Gagliardi seguía siendo un dolor de cabeza para la última línea leprosa. A los 38’  el goleador del partido volvió a filtrarse en la última línea leprosa, Unsain lo derribó en el área y Abal señaló correctamente el penal que Gagliardi se encargó de cambiar por gol.

En el segundo tiempo, el partido siguió con la misma sintonía. Chicago hacía circular la pelota con criterio y Newell’s se mostraba inconexo. Así, el local no tardaría en estirar la ya abultada ventaja. A los 2’ un centro cruzado encontró sin marca a Sáinz, quien sometió de cabeza al arquero leproso.

Finalmente, Gagliardi tuvo otra chance, tras pase de Giménez, el delantero no perdonó y selló el lapidario 5 a 0. Lo más preocupante fue la falta de reacción del equipo de Bernardi que en ningún momento pudo meterse en el partido ante un equipo que está prácticamente descendido.

Noticias relacionadas