Navidad y Año Nuevo: tiempos de balances

|| Opinión
Compartir

Llegar a esta altura del año es para muchos un gran logro. Ya sea a nivel personal, profesional como así también en cuanto a materia de salud. Cambios hubo, y muchos. Durante estos casi 360 días que transcurrieron del 2016, para algunos sectores las mejoras fueron contundentes, pero para otros, la columna del debe es mucho más grande que la del haber.

El 2016 fue un año de cambios, no sólo por el signo político que asumió tras 12 años de kirchnerismo, sino que las personas cambiaron y con ellas sus prioridades o necesidades. Sin dudas hubo sectores que se vieron beneficiados con las políticas económicas de la gestión macrista. Después de haberse visto perjudicado por algunas medidas aplicadas años anteriores, este 2016 repuntaron. Pero la contracara estuvo plasmada en la pérdida de puestos de trabajo, cierre de empresa o pymes, como así también algunos clubes de barrios. Pareciera que el balance nunca es equitativo.

En la balanza, se necesita equilibrio, pero si de un lado se pone más peso y del otro se lo quita, es evidente que nunca llegarán al balance justo. No está mal que el campo y las grandes empresas logren alcanzar sus metas y ampliar sus ganancias. Pero si del otro lado hay desocupación, gente que no llega a fin de mes, familias en las que darse un gusto es casi un lujo o pequeños empresarios que tienen que bajar sus persianas para no generar más deuda, nunca nada será equitativo.

Aunque el gobierno nacional diga que el balance del 2016 fue positivo, lo que importa es lo que le pasa a la gente. Ojalá el 2017 llegue con cambios que beneficien a la clase media y baja. Los más vulnerados necesitan que la columna del haber al menos se balancee con la del debe.  Será una cuenta pendiente para el Presidente y todo su gabinete.

Noticias relacionadas

Etiquetas