Milani: "Nunca torturé, nunca secuestré, nunca maté"

|| País
Compartir

El ex jefe del Ejército se expresó de esta manera en relación a la investigación por la desaparición del soldado Alberto Ledo. Negó además que se haya enriquecido ilícitamente.

El ex jefe del Ejército, César Milani, negó este miércoles haber cometido "delitos de lesa humanidad" durante la última dictadura militar y subrayó que "nunca" torturó ni mató a nadie.

"Nunca torturé, nunca secuestré, nunca maté", subrayó el militar retirado en declaraciones a la prensa a la salida de los tribunales federales de Comodoro Py, donde declaró ante el juez Daniel Rafecas en una causa por el presunto de enriquecimiento ilícito.

Milani se refirió a la investigación por la desaparición del soldado Alberto Ledo y señaló que cuando ese episodio ocurrió él "tenía 20 años".

"De 55 actas de detención de soldados que están desaparecidos no hay ni un solo imputado ni procesado de los actuantes, el único al que quisieron imputar y procesar es al general Milani", resaltó el exjefe del Ejército.

Según señaló, el "CELS se equivocó" al acusarlo por supuestos delitos de lesa humanidad durante la última dictadura.

"Hemos presentado en (la Justicia de) Tucumán los indicios suficientes para que el juez dirija la investigación donde corresponde por la desaparición de Ledo", afirmó Milani.

A su vez, Milani negó hoy ante la Justicia que se haya enriquecido ilegalmente, hecho por el cual se lo investiga, y sostuvo que pudo haber incurrido en un error al no declarar un préstamo de 200 mil dólares que recibió de un militar amigo para comprar una casa en "La Horqueta".

En más de cuatro horas de indagatoria, Milani negó la acusación y luego criticó lo que denunció como un "armado" de la causa en su contra a partir de una operación "política y mediática" que atribuyó a la oposición al kirchnerismo, a sectores de inteligencia y al Grupo Clarín.

Barreriro fue indagado por el juez federal Daniel Rafecas porque no declaró 200 mil dólares que recibió del militar Eduardo Barreiro, también investigado en esta causa, para comprar una casa en "La Horqueta" por 1,5 millones de pesos en 2010.

Milani justificó que desconocía que tendría que haber declarado ese préstamo que recibió de su amigo y sostuvo que para ese momento no contaba con los servicios de una contadora, algo que sí comenzó a hacer posterior a la operación inmobilitaria.

Por ello, en el Juzgado y ante la prensa, Milani sí reconoció que "pudo haber cometido un error administrativo pero no un delito". (NA)

 

Noticias relacionadas