“Los balances de la EPE demuestran que la Provincia se quedó con los subsidios”

|| Locales
Compartir

Así lo manifestó hoy el ex legislador santafesino, Mario Lacava, quien evitó hablar de “hacer caja“, pero aseguró que los números le dan la razón a la ex mandataria. En estos años los costos de la empresa se incrementaron en un 180% y el servicio a los santafesinos les subió un 450%.

La polémica desatada por los dichos de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner el último domingo en un programa de televisión donde acusó al gobierno provincial de hacer caja con los subsidios al servicio de energía eléctrica parece no tener fin. Ayer salieron en fila desde las huestes socialistas para responderle. Todos coincidieron en destacar que se trata de una falsedad. Hoy se sumó a la polémica el ex diputado provincial Mario Lacava quien ratificó la acusación inicial al sostener que “según los balances de la empresa”, el Estado provincial se quedó con los subsidios.

“La tarifa tienen dos componentes, el componente energía y el componente distribución. El primero es que la EPE le paga a la distribuidora nacional Camesa por la energía que le compra. El segundo es lo que le cuesta a la empresa llevar esa energía a cada una de nuestras casas. Cuando desde 2008 el Gobierno provincial comenzó a aumentar la energía aumentó los dos componentes el de la energía que estaba subsidiado y el de la distribución”, explicó Lacava en contacto con LT8.

El ex legislador sostuvo que “si se observan los balances de la empresa se va advertir que en el año 2008 el 44% del total de las erogaciones que hacia la EPE era en energía”. Pero en 2015 ese gasto se reduce “tan solo al 23%”. Lacava destaca que es ahí donde se ve la diferencia “entre una energía barata y subsidiada y esa misma energía vendida más cara a los usuarios”.

Lacava explica que mientras durante todos estos años a la empresa los costos de operatividad se le incrementaron en un 180%, la luz a los santafesinos les aumentó un 450%. “Ese dinero se lo quedó el tesoro provincial que en 2008 ponía el 8% del total de gastos del costo de la EPE y en 2015 puso el 1%”.

El peronista evitó utilizar el mismo término de la ex presidenta para referirse a la cuestión. “Cuando uno habla de caja se puede distorsionar el debate. Lo que yo digo es concretamente lo que dicen los libros de la empresa y es que el Gobierno provincial cada vez puso menos plata en la EPE. Esto significa que tenemos energía cada vez más cara, menor inversión y por eso el servicio deficitario”.