López Molina volvió a la carga contra los trapitos

|| Locales
Compartir

“Una vez más miles de rosarinos fueron extorsionados por bandas organizadas que cobraban 200 pesos para poder estacionar en un lugar público”, resaltó. En 2014 el actual diputado presentó un proyecto que prohíbe la actividad en eventos masivos.

Luego que se conociera que durante este martes por la noche en inmediaciones del estadio de Rosario Central los denominados trapitos cobraban hasta 200 pesos para cuidarles los coches a quienes asistieron al recital de los Guns N' Roses, el diputado provincial de Cambiemos Roy López Molina volvió a reclamar a la Municipalidad que tome medidas para poner fin a la actividad de los cuidacoches, por los “aprietes y maltratos que sufren los ciudadanos”. Horas antes del espectáculo, de manera inexplicable, funcionarios municipales a través de los medios de comunicación hicieron un llamado a la ciudadanía a “resistir el apriete”.

“Una vez más miles de rosarinos fueron extorsionados por bandas organizadas que cobraban 200 pesos para poder estacionar en un lugar público”, resaltó. “Con la actuación preventiva de la Guardia Urbana Municipal y la policía de la provincia podría haberse evitado el accionar mafioso en las inmediaciones del estadio. Sin embargo, no existió ningún tipo de control y los cuidacoches se adueñaron de las calles”, prosiguió el legislador provincial.

En 2014 el actual diputado y por entonces concejal, presentó un proyecto que prohíbe la actividad en eventos masivos -como recitales y partidos de fútbol- y explicó que “nuestro proyecto de ordenanza sigue durmiendo en el Concejo y el municipio continúa mirando para otro lado”. “Lo que pasó afuera del recital podría haberse evitado hace tiempo, pero se eligió, una vez más, dejar solos a los vecinos”, enfatizó. 

“Es un negocio enorme e ilegal que se lleva adelante a la vista de todos, tal es así que anoche se recaudaron más de dos millones de pesos robándoles a los rosarinos”, lamentó el referente de Cambiemos. Asimismo, destacó que “sabemos que se creen los dueños de las calles por el poder que les otorga la Municipalidad, puesto que la policía provincial y Guardia Urbana se quedan inmóviles frente a los abusos y los reiterados maltratos que padecieron los particulares”.

Finalmente, López Molina resaltó que “pedirles a los vecinos que no se dejaran extorsionar fue la única medida que el estado municipal tomó ayer, esto da vergüenza ajena y demuestra la incapacidad de dar una respuesta concreta a esta situación. Además, es inconcebible la negación por parte de funcionarios municipales destacando que habían recibido una sola denuncia en el lugar”, concluyó.

Noticias relacionadas