Lluvia y falta de recolección, un cóctel peligroso

|| Locales
Compartir

El conflicto entre el sindicato de recolectores de residuos y las empresas privadas que prestan el servicio continúa. La situación se puede complicar si se cumplen los pronósticos de fuertes precipitaciones. Hasta ahora, lo único que hizo el municipio es pedirle a los rosarinos que no saquen la basura de sus hogares.

El conflicto entre el sindicato de recolectores de residuos y las empresas privadas que prestan el servicio continúa y afecta sobre manera a distintos barrios de la ciudad que ya llevan 48 horas sin recolección.  La situación es preocupante si se tiene en cuenta que los contenedores de basura están totalmente desbordados y que el Servicio Meteorológico elevó un alerta sobre esta zona advirtiendo la posibilidad de importantes lluvias. La disputa es por la supuesta falta de inversiones en equipamientos por parte de patronal. Más allá del reclamo si se cumple el pronóstico meteorológico más de un rosarino la puede pasar mal.  

Desde la Municipalidad amenazan que de continuar el conflicto pedirán la intervención de Ministerio de Trabajo, al tiempo que desmienten la versión del gremio al sostener que las empresas están cumpliendo con las inversiones previstas para este año.

Además del pedido de inversión en equipamientos el gremio viene reclamando un nuevo pedido de aumento salarial que desde las empresas se niegan a dar.

Como suele pasar en la ciudad de Rosario, los sectores más afectados por esta medida de fuerza son los que están por fuera de los bulevares. Esto se da porque en el centro y macrocentro el servicio lo presta la estatal Sumar que no está en conflicto con los trabajadores.

La Municipalidad estima que la medida de los recolectores, que consiste en realizar asambleas cada dos horas, está afectando al 30% de la ciudad, quien tenga la posibilidad de recorrer los barrios de la ciudad podrá notar que se trata de un cálculo por demás de optimista.  Por ahora, la única solución que encontraron es la pedirle a los rosarinos que no saquen basura.