Lifschitz ya está en funciones

|| Locales
Compartir

El ex intendente de Rosario juró como nuevo gobernador de la provincia de Santa Fe. El hasta ayer senador provincial se convirtió en el tercer socialista en llegar a la Casa Gris.

El ex intendente de la ciudad, Miguel Lifschitz, juró hoy como nuevo gobernador de la provincia en la Legislatura santafesina. Allí el flamante mandatario realizó un largo discurso del que no dejó afuera casi ningún tema. Se refirió a la inseguridad, al narcotráfico, la situación económica, el momento político del país, entre otros temas. Además, les dedicó un párrafo aparte a los empleados públicos a quienes les dijo que los convocará con frecuencia. A los policías les pidió compromiso para recuperar la institución.

“Voy a encabezar un gobierno bien progresista, bien cívico y bien social”, arrancó Lifschit quien no dejó pasar la oportunidad para agradecerle a sus formadores en la vida y en la política: “A mi padre, Roberto, un ejemplo de moral y sin dobleces.  A Guillermo Estévez Boero, mi maestro. Al ex presidente Raúl Alfonsin, nos legó su ejemplo de gobernante republicano y democrático que queremos emular. A Hermes Binner y al gobernador saliente Antonio bonfatti, que abrieron el camino por el que me toca transitar. Ellos me bridaron su respaldo si no yo no estaría aquí”

En lo referente a la situación nacional, Lifschitz destacó su presencia en la ceremonia de asunción de Marucio Macri. “Los argentinos renovamos las esperanza en el futuro, espero que el nuevo gobierno comprenda las ansias de cambio del pueblo y esté a la altura de la circunstancia”.

En ese sentido aprovechó para criticar sin nombrarla a Cristina Fernández. “Durante estos años hemos sido víctimas del doble discurso, de la demagogia y de soluciones facilistas, que pueden caer bien, pero que le han hecho mucho mal al país”.

En la cuestión social el gobernador expresó: “Quiero hacer una referencia especial a los santafesinos que todavía están excluido, ciudadanos que han sido castigados por los gobierno y por la sociedad, históricamente marginados, son ciento de miles que a veces parecen invisibles, pero están. Están en los cordones marginales de las grandes ciudades. Ellos muchas veces han sido moneda de cambio de las políticas clientelares. A ellos les digo que vamos a trabajar para mejorar la situación por la que atraviesan”.

En cuanto a la inseguridad y el narcotráfico prometió perseguir a los delincuentes, “pero si esos delincuentes están dentro de las filas de la policía, de la Justicia o de la política deben caer primero que los otros”

“Vamos a crear la Junta Provincial de Seguridad, ámbito de dialogo que servirá para enfrentar desafíos de la violencia de la inseguridad y el narcotráfico. Este último es un flagelo del Siglo  XXI aquí y en el mundo. Nosotros estamos a tiempo de poner un freno y revertir la tendencia”, explicó.

También prometió abordar la cuestión desde el consumo y anunció la creación de “programas contundentes” para la prevención de adicciones.

Sobre el final les dedicó un párrafo especial a los empleados públicos y a los agentes policiales. A los primeros les dijo que los va a convocar con frecuencia para tratar distintos temas, a los segundo les pidió compromiso para recuperar la institución con la finalidad de enfrentar e delito. “Vamos a respaldar a los jefes y agentes que asuman ese compromiso”.