“No creo que haya ñoquis en la provincia de Santa Fe”

|| Locales
Compartir

El gobernador electo se refirió a la intención de reducir el gasto político un 30 por ciento durante su gestión. Además, confirmó que Miguel González será el próximo ministro de Salud y Jacinto Speranza tendrá a su cargo la cartera de Medio Ambiente.

El gobernador electo de Santa Fe, Miguel Lifschitz, se refirió a la decisión de achicar un 30 por ciento los cargos políticos cuando asuma su mandato en la Casa Gris, a partir del próximo 10 de diciembre. A su vez, confirmó que Miguel González será el próximo ministro de Salud y Jacinto Speranza tendrá a su cargo la cartera de Medio Ambiente.

“No creo que haya ñoquis en la provincia de Santa Fe. Simplemente, me refiero a que podemos hacer un pequeño esfuerzo para reducir el llamado gasto político. Vamos a tratar de ser lo más austeros posibles, lo más racionales a la hora de armar los equipos de tal manera que podamos tener un 30 % menos de personal en ese rubro”, afirmó.

En esa misma línea, Lifschitz dijo que la medida es “simbólica”. “Es una señal que la damos a la sociedad. Vamos a tener un año que todos pronostican de dificultades económicas a nivel nacional, de dificultades para las empresas, en el que todos, tal vez, debamos hacer un sacrificio”, señaló, en tanto consideró que “es un buen comienzo que, desde la política y desde el gobierno, demos una señal en ese sentido”.

A su vez, el futuro mandatario se refirió al pago de salarios y a la situación económica de la provincia. “Hoy, todas las administraciones públicas tienen dificultades económicas. El gobierno nacional lo resuelve muy sencillamente, emitiendo dinero, cosa que nosotros no podemos hacer”, indicó.

Luego se explayó sobre la situación económica en general. “Muchos de los gobiernos provinciales que son del mismo palo resuelven el problema recibiendo aportes del Tesoro nacional, cosa que tampoco podemos hacer. Por eso, hemos pedido a la Legislatura una autorización para un endeudamiento de corto plazo para pasar el verano. Diciembre y enero son los meses más complicados porque hay que pagar sueldos y aguinaldos, porque hay vencimientos e proveedores y porque la recaudación, por la estación, disminuye en esos meses”, afirmó. (Rosarionoticias.info/Notife)

Noticias relacionadas