Lifschitz abrió el proceso para reformar la constitución

|| Locales
Compartir

El gobernador sentó las bases para un diálogo abierto entre todos los poderes del Estado, sectores políticos, académicos y los ciudadanos para reformar la Carta Magna.

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, presentó este lunes en la ciudad capital, el proceso de diálogo ciudadano e institucional para la actualización de la Carta Magna provincial. Bajo el título “Bases para la reforma: una Constitución para Santa Fe”, el mandatario brindó detalles en torno a las convocatorias que tendrán lugar para avanzar en el proceso.

El mandatario sostuvo que esta provincia “ha hecho de la Constitución un sello de identidad” y así repasó los distintos acontecimientos históricos en torno a la Carta Magna argentina. “Somos conscientes de la necesidad de una reforma para incorporar nuevos tópicos, para adaptarnos a lo que sucedió en su momento con la (reforma de la) Constitución de 1994” al tiempo que habló de “una oportunidad para levantar el perfil del debate público en la provincia, poner otros temas en la agenda, pensar consensos y acuerdos que tengan que ver con el largo plazo”.

Lifschitz reafirmó “la importancia de un debate y de un texto de reforma constitucional que puede ser un motor para el desarrollo, para los cambios, para promover el progreso de la provincia. Nos proponemos un proceso absolutamente transparente, absolutamente abierto a todas las posiciones, a todas las ideas, a todas las posturas, a todas las iniciativas”.

En ese sentido, remarcó que el ejecutivo provincial “no tiene un proyecto oficial. Hay buenos antecedentes, sí. Hay un proyecto que presentó en su momento en la Legislatura el exgobernador de la provincia, Jorge Obeid; posteriormente hay un proyecto del también el exgobernador -que hoy nos acompaña-, Hermes Binner. Esos dos proyectos tienen algunas diferencias pero, también, tienen muchas coincidencias”.

Además el gobernador indicó que “contamos con la experiencia de dos integrantes de la Suprema Corte de Justicia, santafesinos ambos, como el Dr. (Ricardo) Lorenzetti y el Dr. Horacio Rosatti, que han trabajado mucho sobre estos temas y están absolutamente predispuestos para acompañarnos y proponernos su mirada”.

También, Lifschitz sostuvo que “hoy es impensable una reforma de la Constitución sin la participación del ciudadana. Las nuevas herramientas de la tecnología nos dan la posibilidad de abrir espacios amplios para la participación del ciudadano común, para que pueda hacer aportes y sentirse partícipe de este proceso”.

El gobernador se refirió a los puntos a abordar para la nueva Constitución e indicó que “no tenemos nada establecido”, aunque resaltó que algunos se deben incluir “porque tenemos que adaptar nuestra Carta Magna a lo que establece la Constitución del '94, eso está claro”.

Luego se refirió a “otros cambios que tienen un fuerte consenso, que casi no hay que debatirlos demasiado, como por ejemplo, extender el período de los presidentes de comuna de 2 a 4 años; la autonomía de los municipios; o incorporar al texto constitucional el diseño del nuevo Sistema Penal que funciona hoy en la provincia. Después seguramente habrá otros temas”.

En la elaboración de la Carta Magna, Lifschitz afirmó la necesidad de “dar un paso en materia de afirmación del federalismo. Hemos delegado muchas cosas en la Nación, quizás demasiadas. Creo que tenemos que recuperar autonomía de la provincia sobre muchos temas”, y como ejemplo, recordó que “nos pasamos varios años esperando una autorización de una oficina técnica de la Nación para tomar un empréstito para financiar una obra fundamental como un acueducto”.

“Estas cosas tenemos que ponerlas en debate y es un buen momento para hacerlo, para que Santa Fe se ponga adelante nuevamente sobre los planteos de federalismo; es un buen momento para volver a hablar de justicia social, de igualdad, de solidaridad, y que estos valores se expresen en el texto constitucional. Hay que hablar sobre el ambiente –prosiguió el mandatario provincial–, cuando el cambio climático y los impactos ambientales han dejado de ser una amenaza para el futuro y se han convertido en un problema gravísimo, por lo que incorporar la sustentabildad, el cuidado del ambiente y de los recursos naturales aparece como una necesidad; y afirmar la soberanía del Estado y del pueblo sobre los recursos naturales, la tierra, el agua, defender la biodiversidad ante el avance de las grandes corporaciones”.

Asimismo, Lifschitz sostuvo que “frente a la degradación de las instituciones y frente a la corrupción, el descreimiento y la desesperanza de los ciudadanos, hay que pensar en afirmar la división de poderes, en reforzar la calidad institucional, la transparencia, de poner límites a la impunidad y discrecionalidad de los poderes públicos; allí tenemos un enorme desafío para reconciliar la política con la sociedad”.

“Y cómo no pensar en incorporar las cuestiones de género, de diversidad, los derechos de los pueblos originarios, de los niños, niñas y adolescentes, los Derechos Humanos, la memoria, la biodiversidad, la bioética, los grandes temas del siglo XXI que serán parte de este debate”, dijo el gobernador, que además mencionó la idea de “incorporar en Santa Fe la necesidad de reconocer a las regiones, y a ese norte provincial en el que coincidimos en darle prioridad en nuestras estrategias de desarrollo y de gobierno, y por qué no, reconocer eso también en el texto constitucional y reforzar la idea de que esta es una provincia de pequeños productores y empresarios, de pymes, y que queremos defender ese modelo de desarrollo económico”.

En el tramo final de su discurso, el mandatario se refirió a la temática de “las nuevas obligaciones de los ciudadanos, no solo las clásicas de los padres con los hijos, también de los adultos para con los adultos mayores, la responsabilidad del Estado para con los adultos mayores, la responsabilidad social de las empresas. Hay una gran cantidad de temáticas que tienen que ver con lo nuevo de la sociedad y sus demandas”.

Noticias relacionadas