La violencia en los centros de salud sigue siendo un problema

|| Locales
Compartir

Según el concejal Diego Giuliano se incumple con el Protocolo de Seguridad previsto desde hace tres años. "Los trabajadores de la salud solicitan nuevas medidas que permitan organizar el número de personas que ingresan a la guardia en compañía del paciente”, explicó.

Luego de varios hechos de violencia que se produjeron en el Hospital Roque Sáenz Peña, el concejal Diego Giuliano, presidente de la Comisión de Seguridad, se reunió con personal médico de dicho nosocomio para conocer las carencias que, en materia de seguridad, perjudican el desempeño de los médicos y personal de la salud. "Los trabajadores de la salud solicitan nuevas medidas que permitan organizar el número de personas que ingresan a la guardia en compañía del paciente. Se vuelve muy difícil controlar que ingrese un solo acompañante por paciente. Requieren un ajuste del protocolo y la asignación de personal a cargo del control del desempeño de las fuerzas de seguridad", manifestó el edil.

Además detalló que en el hospital no hay botones de pánico que permitan la conexión con la policía asignada al hospital y a los agentes de seguridad privada en caso de que alguien se encuentre en riesgo por episodios de violencia. Y agregó: “Por otro lado, el personal médico solicita ubicar detectores de metales en los ingresos del hospital ya que no es extraño ver a familiares o pacientes  armados dentro del nosocomio".

"Hace tres años que existe un Programa de Seguridad Hospitalaria aprobado por el Concejo en donde se propone un nuevo protocolo de acción policial y de la seguridad privada en casos de violencia, con puestos fijos de vigilancia en los servicios de guardia, la incorporación de personal para intervenir en los ingresos y la circulación del público, la implementación de sistemas de doble circulación y la custodia de las guardias medicas", afirmó el edil de Rosario Federal.

Noticias relacionadas