La Sole celebró 20 años en Cosquín y todo fue una fiesta

|| Espectáculos
Compartir

La popular cantante de Arequito se presentó en la 56ª edición del famoso festival. Estuvo  acompañada por su hermana, y se convirtió en la noche con más convocatoria. Cantó junto a Abel Pintos y fueron ovacionados.

La santafesina Soledad Pastorutti festejó esta madrugada su vigésima presencia en el Festival Nacional del Folclore de Cosquín, que cumplió su cuarta jornada de esta 56ta edición, con un show sin precedentes por la cantidad de artistas que pasaron por el escenario en una misma noche. Fue la velada más convocante de esta edición de Cosquín, ya que pasado el mediodía de ayer se habían agotado las 12.000 localidades que dispone el tradicional anfiteatro enclavado a la vera de la ruta 38 de la provincia de Córdoba.

La actuación de Soledad comenzó pasada la 1.40 y tuvo siempre la compañía de su hermana Natalia, a quien la Sole reconoció como su "gran compañera", ya que la acompañó a lo largo de toda su carrera y junto a quien comenzó la velada entonando "Mejor que el jacarandá", para darle paso luego a la primera revoleada de ponchos con "A don Ata".

Jorge Rojas, Abel Pintos, Los Manseros Santiagueños, Los Tekis, el Chaqueño Palavecino, Luciano Pereyra, Los Nocheros, Raly Barrionuevo, Yamila Cafrune, Mario Bofill, Marité Verdel, Los Cuatro de Córdoba, Julián Ratti, Orlando Veracruz, Facundo Saravia, Cuti y Roberto Carabajal acompañaron en el escenario Atahualpa Yupanqui a una emocionada y agradecida cantante que los invitó especialmente para este festejo.

Uno de los últimos en subir a escena fue Abel Pintos, el único que cantó dos temas, ya que tras interpretar "Tocando al frente", el público solicitó "una más" y rápidamente congenió con la Sole para hacer juntos "Cuando llegue el alba", provocando una de las mayores ovaciones de la noche.

A lo largo de su presentación, la Sole fue recibiendo uno a uno a sus invitados, y destacó especialmente la presencia de Jorge Rojas (vestido de gala), ya que agradeció con lágrimas en los ojos que estuviera ahí al señalar que "no figuraba en la grilla del Festival, pero sin embargo vino a cantar".

No menos emotivo fue el ingreso al escenario de Luciano Pereyra. Soledad reconoció: "Empezamos juntos y éramos competencia, debe ser la voz más dulce de Argentina", mientras que el músico entró en escena arrodillado a los pies de ella para cantar "Zamba para decirte adiós".

También participaron Los Tekis con "Voy llegando al Sol" y "La Mora" junto a Los Nocheros le pusieron el toque festivo a la velada, momentos en los que el público bailó y saltó de sus asientos en una verdadera fiesta que se armaba al compás de los globos y la espuma que encendieron el clima de una noche muy sensible y emotiva. (RosarioNoticias.info/Télam)

Noticias relacionadas