La producción de medicamentos genéricos está en peligro

|| Locales
Compartir

Si el país se sube a la Alianza del Pacífico ya no se podrán producir, el acuerdo lo prohíbe. La medida afectará a los laboratorios estatales que tiene la Provincia. Cuando Macri era jefe de Gobierno porteño vetó una ley que impulsaba fabricar remedios desde el Estado.

La producción de medicamentos genérico puede empezar a convertirse en un grato recuerdo si finalmente el gobierno de Maurico Macri avanza con la idea de que el país forme parte de la denominada Alianza del Pacífico, integrada por México, Colombia, Perú y Chile, entre otros. A través de Wikileaks se filtró algunas de las condiciones secretas que deben aceptar las naciones que se sumen al acuerdo. Entre ellas se destaca la prohibición de vender genéricos para favorecer a los grandes laboratorios. Esto terminará afectando a los usuarios de medicamentos, pero el golpe más duro lo recibirán los hospitales públicos.

Macri ya tiene antecedentes en cuanto a su posición contraria a que los medicamentos lleguen a la ciudadanía de manera más accesible. En 2008 vetó en su totalidad una ley aprobada por la Legislatura porteña para la creación de un Laboratorio Estatal de Producción de Medicamentos. Algo que en Santa Fe funciona desde el año 2004.

“La Provincia de Santa Fe, cuenta con dos laboratorios instalados en su territorio: el Laboratorio Industrial Farmacéutico Sociedad del Estado (LIF SE), de la Provincia de Santa Fe, y el Laboratorio de Especialidades Medicinales Sociedad del Estado (LEM SE), de la Municipalidad de Rosario”, puede leerse en la página Web que promociona a ambos laboratorios.

Todo esto este esfuerzo quedará en la nada si se cumple la promesa gubernamental de sumarse a la Alianza del Pacífico, que tiene entre sus exigencias para ingresar prohibir la venta de genéricos en los países que integran el acuerdo para favorecer a los grandes laboratorios.

El impacto en Santa Fe

Para el ex ministro de Salud provincial y actual senador por el Departamento Rosario, Miguel Capiello, de concretarse esto sería un gran retroceso. “Siempre hemos defendido la política del genérico y la política de la producción pública de medicamentos. Entendemos que se trata de un bien social que debe llegar siempre al ciudadano y no puede depender del mercado”.  

Capiello sostiene que al prohibir la venta de genéricos, el trabajo que el Estado santafesino viene realizando desde hace muchos años quedará en la nada. Sin embargo no se mostró demasiado sorprendido porque algo así pueda suceder con el nuevo Gobierno nacional. Recordó que durante la gestión de Macri en la ciudad de Buenos Aires se vetó la ley de producción pública de medicamentos.

En diálogo con RosarioNoticias.info, el ex titular de Salud expresó que si bien los usuarios se verán muy perjudicados, el mayor impacto será para los hospitales públicos y los centros de salud, que gracias a la producción estatal se ahorran un 40 por ciento en remedios.

“Los laboratorios estatales producen medicamentos a una escala inferior de la que producen los grandes laboratorios. Así y todo el ahorro está cerca del 40 por ciento teniendo en cuenta que no hay márgenes de ganancias ni intermediarios”, explicó Capiello.

“Los medicamentos son cada vez más caros, hay gente que no tiene recursos y que a través de la producción pública puede tener el acceso al medicamento como bien social”.

Por último, el senador contó que el Lem, produce también suero que “es el medicamento más usado en el mundo”.  “De esta manera nunca  quedamos presos del mercado, siempre hemos tenido sueros en nuestros hospitales”.

La ley de Genéricos se implementó durante la gestión en el Ministerio de Salud de la Nación de Ginés González García en el gobierno de Néstor Kirchner. Con la norma se buscó poner freno a los grandes laboratorios que no paraban de aumentar los medicamentos.

Desde ese momento los médicos están obligados a extender las recetas con el nombre de la o las drogas y no con el de la marca comercial.  Si bien esto muchas veces no se cumple, la ley -al menos por ahora existe- y habría que respetarla.

Noticias relacionadas