La intendenta de Beltrán tiene esperanzas que Ar Zinc reabra en 2017

|| Locales
Compartir

“No será para este año, pero tengo esperanzas que el año que viene vuelva a funcionar”. No descartó que lo haga con un cambio de rubro. La empresa cerró en febrero y dejó a 400 personas en la calle. Además, acumula una importante deuda con el municipio.

La intendenta de Fray Luis Beltrán, Liliana Canut, sorprendió este miércoles al asegurar que tiene esperanzas que la empresa Ar Zinc pueda reabrir sus puertas el año que viene y no descartó que lo haga con un cambio de rubro. Hay varios indicios para ser optimistas. Por un lado, las autoridades -a pesar de haber dejado de funcionar en febrero- nunca tramitaron la baja en la Municipalidad. Otro dato es que sus titulares ya informaron que el predio no se vende, ni se alquila. Por otra parte, las autoridades de la vecina localidad, por distintas razones, están en permanente contacto con representantes de la firma.

“Lo único que quiero y deseo fervientemente es que los dueños y la gerencia logren acomodar sus números y reabra porque hay mucha gente que está necesitando trabajo, no solamente en Beltrán sino en toda la zona. Si no fuimos al choque con Ar Zinc fue justamente porque apostamos y deseamos lo mejor para la empresa porque seguramente va a ser lo mejor para la región”, manifestó Canut en diálogo con RosarioNoticias.info.

La empresa, una de las pocas en el mundo que se dedicaba a la producción de ácido sulfúrico y zinc electrolítico, cerró sus puertas en el mes de febrero tras argumentar que por razones de costos no podía reparar uno de los hornos. La medida dejó a 400 personas en la calle. A excepción de un pequeño grupo de seis personas que todavía reclama frente a la puerta de la fábrica sobre la Ruta 11, el resto cobró el total de la indemnización.

Canut manifestó que Ar Zinc dejó de tributar al municipio en el mes de diciembre. Pagaba 500 mil pesos mensuales en concepto de Derecho de Registro e Inspección (Drei). Como la empresa no tramitó la baja, la deuda se sigue acumulando y hoy supera los 3 millones de pesos. Sin embargo y si bien la intendencia negocia su cancelación, no es intención “ir al choque” porque la posibilidad de reapertura no está descartada.

Para la Municipalidad el hecho que Ar Zinc dejara de tributar significó un golpe económico muy duro que logró suplir, “sólo en parte”, con el cobro del Drei a Fábrica de Armas y a la empresa Molinos que por decisión de administraciones anteriores estaban exentas.

En cuanto a la deuda la intendenta sostuvo que están “negociando con los abogados y aparentemente la van a ir pagando en cuotas”. De todos modos Canut explicó que existe un acuerdo de palabra por el cual si Ar Zinc resuelve reabrir, la Municipalidad sólo le reclamará hasta el mes de mayo.

Consultada sobre si existe una luz de esperanza para que la empresa vuelva a funcionar, la intendenta fue tan contundente como optimista: “Yo creo que sí porque es un predio muy grande y  hay mucha inversión. No será para este año, pero yo tengo esperanzas de que el año que viene la empresa se reabra”.

 

Noticias relacionadas