La industria del mueble en alerta por baja del consumo e importaciones

|| Locales
Compartir

Desde el sector advierten que el mercado interno experimentó una retracción de entre 30 y 40 por ciento. Aunque no registran un aluvión “indiscriminado” de productos fabricados en el extranjero, se mantienen en alerta por la cantidad de unidades que ingresan con precios más bajos en dólares.

El incremento de las importaciones y la baja del consumo es un combo que para muchos sectores se está haciendo difícil de sobrellevar. Más allá de que cada industria tiene sus particularidades, esta combinación hace que la producción se resienta y que se enciendan las luces de alarma. En ese marco, la industria del mueble, que emplea a unas 10 mil personas en la región, también se encuentra en un estado de alerta.

Cesar Federici, titular de la Cámara de la Industria Maderera y Afines de Cañada de Gómez (CIMA) advirtió que el pico de importaciones se dio en junio, con un incremento del 20 por ciento con respecto al mismo periodo del 2015. Luego, ese porcentaje bajó a un 13 por ciento en julio, y a un 6 por ciento en agosto.

Sin embargo, desde el sector del mueble están preocupados por los valores en dólares. Es decir, ingresan más unidades a precios más bajos que el total de lo importado. Así, en septiembre hubo un suba de 39%, lo que representó un aumento de 63.059 unidades que entraron.

“Esto quiere decir que bajó el precio en dólares del mueble que está entrando. Tendría que ocurrir lo contrario, porque el Real está más caro y por lo tanto los muebles tendrían que ser más caros que el año pasado, no más baratos”, señaló Federici a Rosarionoticias.info, para luego añadir que la mayoría de las importaciones proviene de Brasil y China.

“Estuvimos reunidos con distintos funcionarios y nos dijeron que el objetivo del Gobierno, de la Secretaría de Comercio, era que no se superara los valores de importación del año pasado”, apuntó.

Y agregó:  “Nosotros respondimos que ante un mercado interno que se redujo entre un 30 y un 40 por ciento, que es lo que están sufriendo hoy las fábricas, una baja de la demanda, ese valor de importaciones tiene un peso mayor. Por eso, con un mercado más chico impactan más fuerte las importaciones.

Con este panorama, el referente del sector dijo que se encuentran en “estado de alerta permanente”. “No podemos decir que hay una importación indiscriminada, pero sí que estamos en alerta porque somos un sector muy sensible al producto importado”, aseguró.

Cabe destacar que FISFE, junto con el gobierno provincial, vienen implementando el Observatorio de Importaciones, para monitorear la situación industria por industria. “Nosotros participamos del observatorio pero también tenemos datos de nuestra federación Faima que nuclea a las cámaras de la madera del país. La alerta es permanente y estamos atentos a que esto no se desmadre”, afirmó.  

Con todo, descartó que haya un panorama de despidos o suspensiones en el sector. “Uno puede hablar en general, pero cada empresa tiene su situación particular. Algunas vendieron bien en julio y otras en agosto, esto va variando. Es como que hay una irregularidad en el mercado”, señaló.

Posteriormente, abundó: “Igualmente hicimos un relevamiento y la mayoría lo que hizo fue sacar horas extras, pero hasta el momento no se ven despidos ni suspensiones. Hicimos una encuesta y la mayoría de las empresas es como que está sosteniendo al personal reasignando tareas”.

Noticias relacionadas