La ilegalidad ganó por AFAno

|| Deportes
Compartir

La elección quedó trunca por un bochornoso recuento y ahora se propone una lista de unidad entre Luis Segura y Marcelo Tinelli. Sin dudas, hubo gato encerrado.

Las elecciones que iban a determinar a Luis Segura o Marcelo Tinelli como sucesor de Julio Grondona en la presidencia de AFA quedaron truncas porque un voto fue impugnado ya que en el cuarto oscuro un dirigente colocó dos boletas, y así el comicio realizado en el predio de Ezeiza hubiese registrado un ganador por apenas un sufragio, 38 a 37, pero decidieron pasar la Asamblea Extraordinaria a un cuarto intermedio.

El mano a mano electoral se frustró ante los ojos de los veedores, los dirigentes, las comisiones escrutadoras y la propia Inspección General de Justicia (IGJ), quienes conformaron el grupo de siete personas que formalizaron el recuento, porque según se indicó oficialmente había "un empate en 38 sufragios cuando los que votaron fueron 75 asambleístas, y esto se debió a que en un sobre había dos boletas". Esta situación dio para todo, tanto que se vieron caras de decepción, malestar y hasta un Tinelli que se enojó con el representante del ascenso, Claudio Tapia.

"Esto me avergüenza, nos juntaremos en las próximas horas con Tinelli. Procuraremos una lista común. Fue 38 a 37, pero no se sabe para quién es. Por eso pasaremos a un cuarto intermedio y nos comportaremos de acuerdo con el estatuto", estimó en primera instancia Segura, quien anunció que se buscará "el consenso, pero no serán negociaciones".

Con los hechos confusos y un acuerdo de cuarto intermedio conseguido a los tirones y sin que dejara conforme a nadie, sobre todo a las huestes 'tinellistas', surgió entonces el nombre de Armando Pérez, un tercer aspirante a la presidencia de AFA que en su momento no consiguió los siete avales correspondientes para ser candidato. Fue uno de los más críticos a la hora de juzgar los hechos de anoche: “Esto es un bochorno para el fútbol argentino. Si hubiésemos votado a mano alzada terminábamos a las trompadas. El fútbol argentino no está en condiciones de votar ni en un torneo de bochas", disparó con crudeza.

Por lo pronto Segura anunció que su mandato, que expiraba hoy, se prolongará automáticamente hasta tanto se conozca el nombre del nuevo presidente. O sea que todo seguirá como hasta ahora.

Como diría, Diego Maradona, la pelota no se mancha pero parece que los sobres, sí. Si en una votación de tan sólo 75 personas ocurrió este bochorno, es casi imposible pensar que podrán algunas de las partes garantizar la transparencia y la organización en el fútbol argentino. (RosarioNoticias.info/Télam)

Noticias relacionadas