Investigan si la muerte de un joven en Puerto San Martín se trata de un gatillo fácil

|| Locales
Compartir

El joven era de Aldao y fue víctima de una bala antitumulto. Desde la Fiscalía de Violencia Institucional imputarían de homicidio a un policía. El agente está detenido y hoy es la audiencia.

Un muchacho murió como consecuencia de un disparo efectuado desde la comisaría de Puerto San Martín el domingo a la noche, cerca de las 20. Se trata de Roberto Arrieta, de 22 años y oriundo de la localidad de Aldao, había sido llevado a esa dependencia por averiguación de antecedentes, luego de ser perseguido tras un choque con un móvil policial y haber intentado escapar de un operativo de tránsito.

Arrieta, después de eludir el control vehicular en San Lorenzo y ya en la comisaría, llamó a su hermano para avisarle que estaba allí. Este y sus amigos se llegaron a la repartición policial y supuestamente la emprendieron contra las instalaciones, desde donde se produjo el disparo fatal. Por el caso está detenido un policía, quien hoy sería imputado de homicidio.

La fiscal Karina Bartocci, quien está a cargo de la Fiscalía de Violencia Institucional, confirmó que Arrieta murió como consecuencia de un disparo efectuado desde la comisaría de Puerto San Martín.

El domingo a la tarde, Arrieta, de 22 años cumplidos ese día, iba en una moto con su novia, Romina G, por la ciudad de San Lorenzo, tras haberse reunido al mediodía en Aldao junto a parientes y amigos. Algunas versiones apuntan que su intención era pasear por la ciudad histórica y otras que llegó en busca de alimentos para seguir con los festejos. Al parecer, el joven fallecido al llegar a unos 100 metros de un operativo de tránsito, en el cruce de Oroño y San Martín, cerca de las 17, eludió el control.

La policía lo persiguió y, en Córdoba y San Martín, en el ingreso a Puerto San Martín, un policía tocó a la moto y provocó que el joven cayera junto a la chica, quien se llevó la peor parte. Tras ser atendido por lesiones menores por una ambulancia fue llevado a la comisaría de Puerto en averiguación de antecedentes.

Luego de un llamado de Arrieta, los familiares y amigos —que estaban festejando el cumpleaños en Aldao— se dirigieron a la seccional a reclamar su liberación. Según lo que trascendió, en la seccional se produjo una batahola y apedrearon un móvil y había unas 20 personas protestando. Tras unos momentos de tensión, la policía disparó al aire balas de goma y en esas circunstancias el joven fue liberado y un policía le habría disparado un balazo antitumulto en el pecho que le causó la muerte. (La Capital)

Noticias relacionadas