Investigan a policías por corrupción y allanan la Jefatura provincial

|| Locales
Compartir

La Justicia advirtió sobre una supuesta asociación ilícita en servicios a patrullas facturados y no realizados. La denuncia la recibió el Ministerio de Seguridad a principios de este año. Desde el viernes se realizaron allanamientos en Santa Fe capital y Rosario.

La policía provincial quedó nuevamente expuesta. Ahora el Ministerio de Seguridad impulsó una denuncia por asociación ilícita por servicios de reparación de patrulleros facturados pero nunca realizados. Los delitos se habrían cometido en el Departamento de Logística (D4).  Se encontraron al menos diez autos en esta situación.

Una inspección sobre servicios contratados para el funcionamiento de la policía provincial dejó al desnudo un mecanismo de corrupción que coloca en la mira a funcionarios de máximo nivel de la fuerza.

A partir de una denuncia presentada por el Ministerio de Seguridad, el fiscal Roberto Apullán  ordenó una decena de allanamientos en diferentes talleres y comercios en los que en apariencia se realizaban reparaciones, suministro de repuestos y mantenimiento de vehículos policiales, los que resultaron ser una pantalla para el desvío de partidas que no se aplicaban a esos fines.

Las acciones pedidas por el fiscal Apullán incluyeron el allanamiento del Departamento de Logística de la Jefatura de Policía de Provincia, el estratégico D4, que se encarga de los trámites de adquisición de los insumos necesarios para el mantenimiento de la fuerza de seguridad.

Los allanamientos se realizaron en Santa Fe y Rosario entre el viernes y ayer por la noche y participaron las Tropas de Operaciones Especiales (TOE), Asuntos Internos y la Policía de Investigaciones.

Al respecto, el fiscal Jorge Nessier, indicó que “dese hace un par de semanas que se viene trabajando en una investigación que se encargó al fiscal Apullán sobre estos hechos que llegaron de forma anónima y que tenían que ver con maniobras fraudulentas que hacían aparecer reparaciones de vehículos (mecánico, chapa y pintura, repuestos) que eran facturados y luego eran liquidados y significaban una suma importante” pero “los arreglos no estaban siendo llevados a cabo”.

Es por esto que “una vez que se tuvieron los elementos se tomaron medidas como el anticipo jurisdiccional de pruebas que consistió en un peritaje respecto de los vehículos que habían sido reparados y el peritaje determinó que no había ocurrido tal cosa”, afirmó Nessier.

Asimismo, el fiscal, sostuvo que “la investigación abarca a todos los que han participado de laguna manera y se buscará saber qué grado de conocimiento y participación tenían los talleres y casas de repuestos que también están involucradas. Es algo que tendrá que determinar el fiscal al momento de encuadrar la imputación”.

“La imputación se dirigirá a determinado número de personas y esto puede agravarse porque puede derivar en una asociación ilícita y agrava la figura y la pena”, finalizó. (Rosarionoticias.info/Notife)

Noticias relacionadas