Imputaron al ex marido de Balmaceda por desoír la restricción

|| Locales
Compartir

Néstor Anchával desobedeció los dictámenes judiciales en dos ocasiones. Según una serie de testimonios de vecinos y de los propios hijos de la pareja el hombre se acercó a ellos en varias oportunidades, teniéndolo completamente prohibido.

El ex marido de Jésica Balmaceda, Néstor Anchával, fue una vez más imputado según reveló el diario El Ciudadano. Esta vez fue por dos hechos de desobediencia a dictámenes judiciales. Ambos casos se enmarcaron en el incumplimiento de la orden de restricción que pesa sobre él y que contempla, entre otras cosas, no acercarse a su familia. La justicia tomó en cuenta los testimonios de vecinos y de los propios hijos de la pareja.

Tal como expuso en la audiencia realizada ayer en los Tribunales provinciales, el primer hecho ocurrió el 15 de julio pasado cuando dos de los hijos de Balmaceda y Anchával estaban en un forraje en Monteflores y México, a metros de su casa, cuando entraron corriendo a un local de la zona y dijeron que su padre había pasado y que los miró y les sonrió.

“La mujer que atendía el comercio dijo que los chicos entraron corriendo, a los gritos y que vieron pasar al padre”, informaron desde el Ministerio Público de la Acusación. Incluso, uno de los niños, de 12 años, declaró en Cámara Gesell que vio al padre pasar en moto y que le sonrió y que le tiene miedo.

El otro hecho es del 9 de agosto pasado cuando Anchával se presentó en la esquina de la vivienda de Balmaceda. Un testigo dijo que lo vio y que en otras dos oportunidades también lo encontró merodeando en Viamonte al 7300.

Durante la audiencia, Anchával declaró, llorando: “Esto ya me está superando. Recibí millones de denuncias, estoy cansado de que ellos planten prueba, de no poder hacer un tratamiento sobre mi adicción. Jésica es capaz de cualquier cosa, yo fui condenado y perdí el trabajo, lo tomó como una guerra que quiere ganar”. Además, el hombre aseguró : “Yo no soy el que la molesta (a Jésica), le tengo pánico”.

Anchával ya estuvo preso por amenazas y agresiones contra su ex mujer y, además, ahora se investiga si está relacionado al secuestro de Balmaceda, a principios de agosto pasado. Por ahora, Balmeceda sigue viviendo con miedo en el interior de su casa.

Noticias relacionadas