Ganón sobre el defensor público: “Pudo haber sido engañado”

|| Locales
Compartir

El Defensor general de Santa Fe, Gabriel Ganón, manifestó que el funcionario acusado de haber intentado ingresar una sustancia al penal, que hasta el momento no se sabe de qué se trata, podría haber caído en una “trampa”. Pidió que no se manche el “nombre y el honor” de una persona sin investigar. Lanzó duras críticas hacia el sistema penitenciario.

El miércoles los portales de noticias daban cuenta de que un defensor público habría intentado ingresar a la Cárcel de Coronda con una mochila y que en su interior tenía supuestamente droga. El funcionario quedó a disposición de la Justicia Federal. Pero el Defensor general de Santa Fe, Gabriel Ganón, declaró esta mañana en Radio 2 que se está manchando el “nombre y el honor” de una persona a la cual aún no se la investigó porque hasta el momento se desconoce cómo llegó esa sustancia allí y si efectivamente se trata de cocaína.

Gabriel Ganón solicitó en primera instancia en el programa radial Radiópolis que hay que “dejar de circular la información de esta manera tendenciosa y maliciosa y que nunca se repara el daño que se pueda ocasionar”. Al respecto explicó: “Hay una persona que es un integrante de la defensa pública, que aparentemente tenía esa sustancia. De hecho lo escuchaba al director del Servicio Penitenciario que no tiene muy claro cómo ocurrieron las cosas. A esta hora tampoco se sabe si esa sustancia estaba en condiciones de ser consumidas ni si quiera qué sustancia era la que se encontró”.

“Se lo coloca de alguna manera, porque uno abre los portales de toda la provincia y se encuentra con que un defensor público estaba contrabandeando cocaína en un penal y esto no es la realidad lo que pasó. Lo que nosotros sabemos es que fue llamado por la Fiscalía par que retase una mochila perteneciente a esta persona que él defiende, que estaba en ese penal y que estaba reclamando (la mochila) desde hace muchísimo tiempo para que le devuelvan sus pertenencias”, señaló.

“Cuando requisan  la mochila encuentran estos paquetes y ahí es donde se inicia todo”, detalló. Ganón manifestó que “nadie revisó” la mochila con anterioridad, pero sí dejó en claro que cuando intentara ingresar al penal el “abogado sí sabía que iba a ser requisada porque era lo que correspondía”. “No tenía por qué hacerse responsable de una mochila que no le pertenecía. El la entregaba en el penal para que se la alcance al interno y sabía que iba a ser requisada”, señaló.

“Qué fue lo que pasó antes, si nadie nunca revisó esa mochila y no sabía que habría dos sobre de lo que eventualmente podría llegar a ser cocaína. Eso habrá que averiguarlo. Lo cierto es que el defensor está quedando como un contrabandista de droga o como un adicto”, denunció. Pero además dio a entender que en las cárceles de todo el país hay “un negocio que controla y maneja el Servicio Penitenciario” donde se permite que ingrese “cocina, marihuana, pastillas, celulares” en un penal.

“Puede haber sido engañado, puede haber pecado de inocente, puede haber sido una trampa, todavía no sabemos ni siquiera si había cocina en esa mochila”, refutó Ganón. Pero recayó nuevamente en que “la droga en las cárceles e moneda corriente”. Y eso sucede porque no se realizan los controles necesarios para todos los que ingresan al penal. “Nosotros hemos exigido al Servicio Penitenciario que los controles sobre los familiares no tienen que ser vejatorios, porque están prohibidos. Pero que las requisas tienen que ser los mismos controles para todas, incluso los penitenciarios y ellos no son requisados por lo que e ingresa de todo. Y se convierte en un comercio ilegal adentro del penal”, detalló.

“Yo no sé si esto fue una causalidad o una casualidad. Yo no quiero cree en las conspiraciones, ni digo que las hay pero que existen, existen. Yo estoy siendo sometido a un proceso de hostigamiento y persecución política por decir cosas que nadie quiere decir”, denunció. “Pero todo el mundo le consta y lo sabe que se paga peaje para poder pasar determinadas cosas”, remató.

“Habrá que ver qué pasó. Hay que ser responsable en la transmisión de la información que puede afectar el nombre de esta persona dejándole un mote de que era contrabandista cuando no sabemos muy bien qué fue lo que pasó”, expresó. “¿Cómo apareció esa sustancia ahí? Habrá que verlo”, dijo. “Sería muy tonto que sabiendo que iba a ser requisada hubiese querido pasar de esta amanera cuando la encontraron tan fácil. Creo que fu sorprendido en su buena fe”, concluyó.