“Galíndez le va a aportar sangre nueva al Aeropuerto”

|| Locales
Compartir

Así lo aseguró el Lisandro Cristiá, presidente de la Asociación Rosarina de Agencias de Viajes (ARAV). Desde este sector ven con muy buenos ojos la flamante designación de Matías Galíndez al frente del Directorio del Aeropuerto Internacional de Rosario "Islas Malvinas". Cristiá manifestó que cuando hubo más vuelos, “salieron a la luz que había problemas”.

El presidente de la Asociación Rosarina de Agencias de Viajes (ARAV), Lisandro Cristiá, criticó duramente la anterior gestión del Aeropuerto Internacional de Rosario "Islas Malvinas" a cargo de Raúl Garo y se mostró muy satisfecho con la flamante designación de Matías Galíndez al frente del Directorio. Para Cristiá, “Galíndez le va a aportar sangre nueva al Aeropuerto”.

En cuanto a la designación de Galindez, quien fuera presidente de la Mixta, ahora desarrollará su actividad al frente del Aeropuerto.  “Veníamos de un Presidente de directorio que estuvo nueve  años y es importante que haya rotación en este tipo de cargos, es muy desgastante”, Sentenció Cristiá. El titular de ARAV celebró que sea “una persona joven y con trayectoria en transporte, si bien en otro rubro” pero aseveró que está más en tema. “Le va a aportar una mirada nueva, desapegada de la inercia tradicional con la que se venía gestionando y con la libertad de poder pensar cuál es el mejor modelo de gestión para los próximos 20 años”, sostuvo.

Crisitá señaló que el pedido de renuncia que dispuso el Gobernador Miguel Lifschitz para con Garo es “una señal muy clara de parte de la provincia de ocuparse activamente del tema y buscarle una solución profunda, un cambio de rumbo que necesitaba el aeropuerto”. El titular de ARAV confesó a RosarioNoticias.info que “el aeropuerto estuvo 20 años con muy pocas inversiones en infraestructura comparado con otras terminales similares”. Además apuntó que la gestión anterior fue “poco profesional, con un directorio que no tenía trayectoria en el rubro, desconocía del tema y tocaba muy de oído”, y todos esos factores llevaban a que “la operación del aeropuerto, en general, sea poco eficiente”.

Cristiá manifestó que desde hace tiempo se solicitaba que haya más vuelos en el Aeropuerto pero una vez que llegaron, quedaron al descubierto los inconvenientes que dejaba esta nueva movida en el Aeropuerto. “En los últimos dos años consiguió más vuelos, y ahí se desnudaron las falencias que tenía. El aeropuerto con pocos vuelos y pasajeros, fue lo que  ocurrió durante 17 años con un promedio de 180 mil pasajeros año. Así parecía que estaba todo bien. Cuando consiguen un par de vuelos más y se va a 500 mil pasajeros, salieron a la luz que había problemas en las calles de rodaje, en las plataformas. El edificio en general colapsa si se juntan tres vuelos. Los baños, la cinta de equipaje”, explicó Cristiá. El grave error es que se pidieron “más vuelos pero el aeropuerto no estaba preparado para recibirlos”.