Una imagen que estremece a Europa

|| Mundo
Compartir

El drama de los refugiados sigue acechando al continente. En la foto se pueden ver a un oficial llevando en sus brazos a un bebé sirio que falleció cuando sus padres trataban de alcanzar la isla griega de Kos.

El niño es solo uno de 2.500 personas que ya murieron este año tratando de llegar a Europa y escapar de la violencia, pobreza y opresión que se vive en sus países.

No se sabe nada sobre los datos del bebé que fue encontrado en la costa de Bodrum, Turquía. Ni su nombre ni su edad, pero se estima que tiene alrededor de dos o tres años. De su familia tampoco se sabe nada, pero se estima que es, al menos, uno de los once de los que perdieron su vida cuando dos botes se hundieron en la costa turca.

Las costas de Bodrum a Kos son unas de las más utilizadas ya que es realmente corta. Son solo 25 kilómetros.Una de las lanchas partió de Aspat, cerca de Bodrum, en el suroeste de Turquía, con 16 refugiados sirios a bordo, se hundió antes de alcanzar la isla de Kos.

Según los primeros datos, al menos siete personas murieron en el accidente. La guardia costera turca pudo rescatar a cuatro personas con vida y sigue buscando a cinco desaparecidos.

En la misma zona se hundió otra barca que había partido de Alihoca, también cerca de Bodrum, con seis personas a bordo de las que cuatro -una mujer y tres niños- murieron.Las otras dos personas lograron alcanzar la costa gracias a que llevaban chalecos salvavidas.

Entre enero y julio, las patrullas turcas salvaron a 20.165 refugiados indocumentados en 629 operaciones en las aguas turcas del Egeo, y detuvieron a 42 personas por tráfico ilícito de personas.

Los refugiados suelen pagar entre 900 y 1.200 euros para una plaza en una lancha neumática que los lleve a una de las cercanas islas griegas, pero los naufragios son frecuentes porque a los traficantes "les da igual si se mueren o no", según afirmaron a Efe personas que realizaron el viaje. (Minutouno)

Noticias relacionadas