Encuestas que se encargan, pero no se difunden

|| Locales
Compartir

La mayoría de las figuras políticas locales más importante reciben periódicamente resultados de relevamientos sobre imagen y gestión. A diferencia de lo que sucede a nivel nacional los números se mantienen en secreto. RosarioNoticias.info da a conocer las razones.

Casi a diario los medios nacionales bombardean a sus seguidores con datos estadísticos en cuanto a la imagen de las figuras políticas más destacadas. Es así como para algunos el presidente Mauricio Macri tiene una imagen positiva que supera a la de su gestión, o como otros aseguran que la gobernadora María Eugenia Videla es la figura política que mejor mide, o como la ex presienta Cristina Fernández mantiene el apoyo incondicional del denominado núcleo duro kirchnerista que la acerca al 30% de aceptación. RosarioNoticias.info quiso saber por qué ese fenómeno no se replica con los políticos locales. Para ello llevó a cabo una ronda de consulta con distintos especialistas y lo primero que debe quedar claro es que el hecho que en Rosario prácticamente no se conozcan resultados de encuestas, de ningún modo significa que esos trabajos no se realizan.

Todos los consultados coincidieron en destacar que las figuras políticas santafesinas más importantes reciben de manera periódica resultados de encuestas tanto de gestión como de imagen que ellos mismos encargan y que resuelven no dar a conocer. Según explicaron, el hecho que no las difundan no necesariamente tiene que ver con que las mediciones no los favorecen. En muchos casos “miden bastante bien”, pero igual eligen mantenerlo en secreto.

El consultor político Lucio Guberman, que durante mucho tiempo realizó trabajos de encuestas políticas, explicó que la mayoría de las consultoras atan la posibilidad de difundir su trabajo a la voluntad del cliente. “Es imposible llevar a cabo un relevamiento sin tener a quién vendérselo. Estamos hablando que un muestreo presencial con 400 consultas y en el que se necesitan unos 16 encuestadores, eso tiene un costo ronda los 30 mil pesos, estamos hablando solamente de costo sin contemplar ganancias”, insistió.

Guberman destacó la diferencia de las mediciones que se hacen en Buenos Aires y las que se hacen en Rosario. “Mientras que allá todas las consultas se realizan de forma telefónica, acá se utiliza el sistema presencial que si bien es mucho más caro tiene un margen de error sensiblemente menor”.

“El sistema telefónico que utiliza el Pro para sus mediciones abusa del IVR que es un software  que tira muchísimas cantidad de llamadas a telefonía fija. Esto acota el universo de consultados porque la telefonía fija está en extinción. En Rosario, solamente tres de cada diez tiene teléfono fijo. Esto quiere decir que se deja a un 70% de personas afuera. Por eso se dan los errores que se dan”, evaluó el consultor Andrés Mauttone en coincidencia con Guberman.

Por su parte, Martín Ostolaza de la consultora INNOVA explicó que ellos suelen utilizar un sistema mixto de mediciones. “En ciudades como Rosario, Santa Fe y Villa Gobernador Gálvez recurrimos al sistema presencial y en otras localidades que son también importantes, pero donde el teléfono fijo sigue estando en la mayoría de los hogares usamos el método telefónico, pero no el IVR lo hacemos mediante encuestadores humanos”.  

La forma de realizar las encuestas explica en parte la razón por la que a nivel nacional se conocen casi a diario y en Santa Fe no. Es que a diferencia de los trabajos presenciales el sistema IVR tiene costo cero. Si bien el riesgo de error es muy grande, los especialistas coincidieron en que las encuestadoras a nivel nacional tienen espalda suficiente para bancarse un papelón, algo que por estos lares buscan evitar.

 

Noticias relacionadas