Empresas recuperadas, otro sector en alerta por los tarifazos

|| Locales
Compartir

Las subas de los servicios, sumado a un contexto de retracción en el consumo hicieron que el sostenido crecimiento que muchos emprendimientos evidenciaron en el último tiempo entrara en un terreno incierto. En la provincia hay unas 26 empresas recuperadas que dan trabajo a casi 1.200 personas.

Un coctel de tarifazos y retracción en el consumo hizo que muchos emprendimientos comerciales entraran en un terreno incierto. En ese marco, las empresas recuperadas, que florecieron en las postrimerías de la crisis del 2001, y que en los últimos años experimentaran un crecimiento sostenido, sintieron el cimbronazo y están tratando de hacer frente a un contexto adverso.

En todo el territorio santafesino, son unos 26 los emprendimientos autogestionados que dan trabajo a casi 1.200 personas. Así, uno puede hablar de casos emblemáticos, como la Cooperativa Mil hojas, o la parrilla Lo mejor del Centro, por citar solo a algunos casos. Sin embargo, el impacto de los tarifazos en los servicios ha sido profundo en casi todos los establecimientos recuperados por sus trabajadores.

“El tarifazo nos afecta al igual que a las pymes y al resto de la industria”, dijo a Rosarionoticias.info Edith Encinas, de la cooperativa láctea La Cabaña y presidenta de la flamante Asociación de Cooperativas de Trabajo (Actra), una federación de empresas autogestionadas de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires.

“Hay algunas empresas que el tarifazo les afectó más, como la cooperativa Vitrofin, de Cañada de Gómez. Ellos estaban pagando 50 mil pesos de gas y les llegó una factura de cerca de 300 mil pesos. Ahí se nota muchísimo el impacto”, afirmó.

En ese marco, desde el movimiento de las empresas recuperadas forman parte de la Multisectorial contra el Tarifazo para tratar de coordinar acciones. “Estamos viendo qué se puede hacer no sólo  desde la economía social sino también desde las pymes”, aseguró Encinas, poniendo de manifiesto el estrecho vínculo entre ambos sectores productivos.

“El problema no es solamente los tarifazos, estamos en alerta con la situación económica del país porque los más afectados son los trabajadores. Nosotros trabajamos con las pymes y despendemos de otras industrias para la compra de materia prima”, graficó.

Asimismo, los incrementos en los servicios no son la única arista de esta problemática. La baja en el poder adquisitivo, indefectiblemente, impacta en el consumo. Sergio Zapata, titular de la parrilla Lo mejor del Centro, también se mostró “preocupado” por el panorama que se avecina.

“Notamos una merma en el consumo y hablando con la gente te dicen que no se pueden dar el lujo de salir a comer afuera tan seguido como lo hacían antes. Se nota sobre todo a la noche, en el día se trabaja bien, pero durante la noche ha caído un 30 o 40 por ciento el nivel de actividad”, describió el presidente de la cooperativa que se gestó en el 2007 y en la que trabajan unas 22 personas.

A pesar del contexto adverso, los trabajadores siguen generando acciones para tratar de crecer y seguir una línea de autogestión.

Encinas cuenta que La Cabaña compró cuatro hectáreas en General Lagos y están próximos a mudar su producción. En ese sentido, los incentivos a nivel estatal son fundamentales.

“La semana pasada estuvo el ministro de la Producción, Luis Contigiani, visitando la nueva fábrica. Nosotros recurrimos a la provincia para ver si nos podían ayudar con un subsidio o con un crédito de inversión para la última etapa que nos falta en General Lagos para finalización de obras y traslado de la planta”, señaló Encinas, titular de la empresa láctea que fue recuperada en 2006 y que emplea a 35 trabajadores.

A su vez, para darle otro respaldo al movimiento de las recuperadas el diputado provincial Joaquín Blanco (FPCyS) presentó un proyecto de ley en la Legislatura para declarar “de interés social” el camino que recorren las empresas recuperadas por sus trabajadores. “Entendemos al movimiento cooperativo como una forma real, concreta, de poder intervenir en el mercado de una forma más solidaria e integradora para la comunidad”, explicó el legislador a Rosarionoticias.info.

Blanco definió al proyecto como una iniciativa “innovadora que puede ser un buen paraguas para momentos económicos difíciles como los que está atravesando el país, donde hay muchas pymes que están tambaleando y donde hay pocos incentivos del nuevo modelo económico para la producción”.

Según el legislador, el proyecto, que ya obtuvo dictamen de la comisión de Trabajo de la cámara baja provincial, cuenta con dos patas. Por un lado, se propone sostener estas experiencias autogestivas como una herramienta que cuentan los trabajadores que se asocian ante quiebras fraudulentas, el abandono patronal o el vaciamiento de una empresa.

Por otro lado, Blanco señaló que buscan otorgarle al Ejecutivo, a través del Ministerio de Producción, la posibilidad de asistir técnica, económica y legalmente a estas empresas recuperadas para que puedan continuar sus tareas.  

Noticias relacionadas